martes, 13 de marzo de 2012

La parte Sellada del Libro de Mormón


El Rey Mosíah I interpretando la escritura de la piedra

El objetivo de este artículo es establecer que la parte sellada de las Planchas de Oro que tuvo en su poder José Smith, corresponde al registro de las visiones y experiencia que tuvo el hermano de Jared cuando estuvo ante el Señor y fue ministrado por él, encontrándose estas visiones en un tercer registro distinto a la piedra y las 24 planchas de encontró el grupo de expedición enviado por el rey Limhi.


Los registros jareditas 
  • La primera mención que se hace de un registro jaredita es sobre el hallazgo de una piedra con grabados y escritura que fue llevada y traducida por el rey Mosíah, el padre del rey Benjamín. Mosíah I tradujo esta escritura por el don y poder de Dios descubriendo que contenía la historia de Coriántumr y su pueblo aniquilado e información sobe sus padres. 
Y acaeció que en los días de Mosíah, se le trajo una piedra grande con grabados; y él interpretó los grabados por el don y poder de Dios.
Y relataban la historia de un tal Coriántumr y la matanza de su pueblo. Y el pueblo de Zarahemla descubrió a Coriántumr; y vivió con ellos por el término de nueve lunas.
También relataban algunas palabras acerca de los padres de Coriántumr. Y sus primeros padres vinieron de la torre, en la ocasión en que el Señor confundió el lenguaje del pueblo; y el rigor del Señor cayó sobre ellos, de acuerdo con sus juicios, que son justos; y sus huesos se hallan esparcidos en la tierra del norte. (Omni 1:20-22). 
  • Al enviar el rey Limhi un grupo de expedición para encontrar la tierra de Zarahemla, este grupo encontró 24 planchas de oro entre los restos de un pueblo destruido (Mosíah 21:25-27). Mosíah II, el hijo del rey Benjamín, tradujo estas planchas por el don y poder de Dios (Mosíah 28:11-13). Moroni compendió el contenido de estas 24 planchas y lo llamamos el Libro de Éter (Éter 1:2), el cual no contiene ni la centésima parte del contenido original.
  • Existe una tercera escritura jaredita que poseían los nefitas pero que no aparece explícita en el Libro de Mormón, pero se puede desprender de diferentes pistas que nos entrega este libro. El contenido de este tercer registro sería lo que se encuentra sellado en las planchas de oro de las cuales se tradujo el Libro de Mormón.

El tercer registro

Tanto la piedra que le fue llevada a Mosíah I como las 24 planchas que le llevaron a Mosíah II, fueron traducidas y escrita su traducción. Sin embargo la visión y experiencia que tuvo el Hermano de Jared en el monte con el Señor fue por primera vez manifestada posterior a la resurrección del Señor. En Éter 3:21-22 leemos 
Y sucedió que el Señor dijo al Hermano de Jared: He aquí, no permitirás que vayan al mundo estas cosas que has visto y oído, sino hasta que llegue el tiempo en que he de glorificar mi nombre en la carne; de modo que guardarás las cosas que has visto y oído, y no las manifestarás a ningún hombre. Y he aquí, cuando vengas a mí, las escribirás y las sellarás a fin de que nadie pueda interpretarlas; porque las escribirás en un lenguaje que no se podrá leer.
El Señor le manda al Hermano de Jared no mostrárselas a “ningún hombre”, e inclusive no debe escribirlas de inmediato y guardarlas, sino debe escribirlas un poco antes de morir “cuando vengas a mí”.

En el versículo 23 se indica que se le entregaron dos piedras (Urim y Tumim) para la traducción de ese registro y que debía sellarse junto con las cosas que escribiera y no debían ser vistas por nadie. Esto supone que fueron enterradas y ocultas, como nos dice Éter 4:3 mostrándonos que Moroni las ocultaría en tierra “otra vez”.

El que este registro halla estado oculto en tierra confirma que no era parte de las 24 planchas que “encontró” la expedición enviada por Limhi, ellos la deben haber encontrado en la superficie en algún lugar donde Éter quiso dejarlas para que fueran halladas, porque no era la función de ellos hacer excavaciones buscando registros o tesoros. La forma curiosa como este grupo encontró las 24 planchas nos recuerda la forma curiosa también en que José Smith obtuvo el Libro de Abraham.


Contenido de la parte sellada

Leemos en 2 Nefi 27:6-11 
Y acontecerá que el Señor Dios os manifestará las palabras de un libro; y serán las palabras de los que han dormido. Y he aquí, el libro estará sellado; y en él habrá una revelación de Dios, desde el principio del mundo, hasta su fin. Por lo tanto, a causa de las cosas que están selladas, no se entregarán estas cosas selladas en el día de las maldades y abominaciones del pueblo. Por tanto, les será retenido el libro; mas el libro será entregado a un ahombre, y él entregará las palabras del libro, que son las palabras de aquellos que han dormido en el polvo, y entregará estas palabras a otro; mas no entregará las palabras que están selladas, ni tampoco entregará el libro. Porque el libro será sellado por el poder de Dios, y la revelación que fue sellada se guardará en el libro hasta que llegue el propio y debido tiempo del Señor en que aparezcan; porque he aquí, revelan todas las cosas desde la fundación del mundo hasta su fin. Y vendrá el día en que las palabras del libro, que fueron selladas, se leerán desde los techos de las casas; y serán leídas por el poder de Cristo, y se revelarán a los hijos de los hombres todas las cosas jamás habidas entre ellos, y cuantas habrá aun hasta el fin de la tierra.
 
En estos versículos se nos enseñan varias cosas, principalmente que la parte sellada contiene “una” revelación, o “la” revelación. Y el contenido de esta revelación es “todas las cosas desde la fundación del mundo hasta su fin”.
Moroni nos dice sobre la visión del Hermano de Jared “jamás se manifestaron cosas mayores que las que le fueron mostradas al hermano de Jared” (Éter 4:4), pero no nos dice que nadie más tuvo esta visión, sino que no hay visión mayor que ésta. Esta visión se le ha mostrado a muchos grandes profetas pero a algunos se les ha mandado no escribir nada, y a otros escribir una parte solamente, como a Juan, Nefi, Daniel, etc.
Debe ser una revelación extensa porque abarca desde el inicio hasta el fin de la tierra, debe ser aproximadamente el doble de extenso que el Libro de Mormón, la mayoría de los testimonios concuerdan que la parte sellada eran dos tercios de las planchas de oro.
Por D&C 17:1 aprendemos que el Urim y Tumim entregado a José Smith era el mismo que se preparó para acompañar la visión sellada del hermano de Jared. Recordemos que Moroni enterró la visión del Hermano de Jared con sus piedras (Éter 4:3), las piedras no debían separarse de la visión del Hermano de Jared porque fueron creadas para ese fin, aunque sirvieron para traducir el Libro de Mormón también se utilizarán en la traducción final del registro cuando Dios lo considere apropiado.
No sabemos cómo Mosíah I obtuvo este registro, pero él tradujo la piedra con el “don y poder de Dios”, frase que se utiliza en vez de Urim y Tumim en muchas partes. Cuando Ammón le dice al rey Limhi que Mosíah II podía traducir las 24 planchas que habían encontrado, Ammón dice que Mosíah II “tiene algo con lo que puede mirar y traducir todos los anales que son de fecha antigua; y es un don de Dios. Y las cosas se llaman intérpretes” (Mosíah 8:13). Hay quienes consideren factible que Mosíah I haya sido visitado personalmente por Éter, ya que Éter como último profeta y registrador de su pueblo y dispensación tenía las llaves de esos registros, así como Moroni tenía las llaves de los anales Nefitas (D&C 27:5). Además Éter fue contemporáneo de Coriantumr que vivió sus últimos días en Zarahemla, lo que habría permitido que Éter en vida conociera a Mosíah y le pudiese transferir las llaves que tenía. Si no fue en vida pudo como ser trasladado, ese pudo ser el motivo porque Moroni incluyó la siguiente información:
Y las últimas palabras que Éter escribió son éstas: Si el Señor quiere que yo sea trasladado, o que sufra la voluntad del Señor en la carne, no importa, con tal que yo me salve en el reino de Dios. Amén. (Éter 15:34).

Tarde o temprano tendremos este registro, pero al parecer se requiere rectitud en la tierra para que sea revelado. Cuando Cristo vino a los nefitas se creo un periodo de paz aceptable para su traducción, pero nosotros no veremos ese hambiente hasta que comience el Milenio y Cristo reine. Mientras tanto hay mucho que estudiar y aprender del Libro de Mormón para no tener que sentir que nos falta escritura, el Señor sabrá cuando revelarla.



Roberto
estudiosud.blogspot.com

10 comentarios:

Ruidoabsurdo dijo...

Me encanto todo este articulo

elias dijo...

mal mi amigo, por tradicion somos prontos a pensar que la parte sellada de la que se habla en el libro de mormon es la revelacion a mahonri mas si te fijas en esta parte ni siquiera son palabras de nefi sino de isaias ademas son lo extra que agrego mormon sin saber por que. Esta parte hace referencia a el libro de mormon en o las planchas doradas y a su traduccion por medio de un traductor y un escriba ..........

Roberto dijo...

Elías, gracias por tu comentario. Argumenté no por tradición sino mostrando versículos congruentes. ¿Podrías señalarme con mayor exactitud a cuál cita de Isaías te refieres? ¿Podrías argumentar por qué crees que contiene las cosas extras que agregó Mormón?
gracias Elías

Anónimo dijo...

Hola Roberto, gracias por escribir este artículo.
En los comentarios anteriores, veo que elias se refería a la escritura que citaste en 2 Nefi 27:6-11. Esta cita se puede correlacionar con Isaías 29:11-12. He mencionado que estos dos pasajes de escritura se pueden correlacionar, pero, para los que creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente, y que de ella se han perdido cosas claras y preciosas, entendemos con claridad que necesitamos que esas cosas claras y preciosas que se han quitado de la Biblia sean recuperadas o "restauradas" por el don y el poder de Dios. Es por eso que tenemos el Libro de Mormón. Así es. Las doctrinas que contiene el Libro de Mormón son el cimiento en que se funda la restauración del evangelio. Quizás para comprender mejor las escrituras anteriormente mencionadas, recomendaría primero leer Isaías 29:11-12 y enseguida correlacionarla con 2 Nefi 27:6-24. Podemos comparar Isaías 29:13 con 2 Nefi 27:25 y a partir de entonces comparar los versículos restantes de Isaías 29 con los versículos restantes de 2 Nefi 27, y lo podemos hacer versículo a versículo, hallando una armonía entre la Biblia en su obra de enseñar la verdad, y su compañero, el Libro de Mormón, en su misión de hacer más claras las verdades enseñadas en la Biblia.
Veo que elias dice que no son palabras de Nefi sino de Isaías. elias expresa ese comentario porque, como bien sabemos los que hemos leído el Libro de Mormón, Nefi llevaba consigo las planchas de bronce, las cuales contenían una buena parte de lo que hoy conocemos como el Antiguo Testamento en la Bilia, y estas planchas de bronce contenían muchas profecías de Jeremías, de Isaías y de otros profetas contemporáneos a ellos. Tanto en 1 Nefi como en 2 Nefi vemos varios capítulos de Isaías, que Nefi escribió en las planchas del Libro de Mormón y Nefi lo reconoce diciendo que lo hace con el fin de convencernos más plenamente acerca de la misión de nuestro Redentor y porque sus profecías se pueden aplicar a todos los hombres. Jesucristo en su visita a las Américas dijo que "grandes son las palabras de Isías (3 Nefi 23:1).
En la cita que hiciste en 2 Nefi 27:6-11, elias menciona que ese pasaje no se aplica a la parte sellada del libro de Mormón. Gordon B. Hinckley, quien trabajó en el Comité de Publicaciones Misionales, Radio y Publicidad de la Iglesia, nos explica en el libro "La verdad Restaurada" la siguiente descripción de las planchas de oro: "Aproximadamente una tercera parte de las planchas (de oro) estaban sueltas y se podían volver sin dificultad como las hojas de un cuaderno; pero las otras dos terceras partes estaban "selladas", de manera que no se podían examinar". De acuerdo con esta explicació, la tercera parte de las planchas, la cual se podía abrir y cerrar para ver los grabados que contenía, es la parte que José Smith tradujo y que hoy en día se conoce como el Libro de Mormón. Pero, qué hay acerca de las otras dos partes que estaban selladas? Vamos al libro de Éter en el Libro de Mormón.

Sergio Arturo Martínez Maya dijo...

Antes de explicar lo de las dos terceras partes selladas, elias menciona en su comentario "lo extra que agregó mormon sin saber porqué". Para explicar o ampliar el comentario de elias, en Mormón 1:3-4, Ammarón le dice a Mormón que cuando tenga la edad de 24 años, vaya a una colina que se llamará Shim y que tome las planchas de Nefi y escriba en ellas todo lo que observe concerniente a la historia de los nefitas. Ammarón había enterrado en ese lugar muchos registros grabados en planchas de metal, uno de ellos eran las planchas de Nefi, y en la cita anterior Ammarón le dice a Mormón que únicamente tome las planchas de Nefi y que en ellas escriba lo que él observe concerniente a la historia de su pueblo. En Mormón 4:23 vemos que Mormón cumple las indicaciones de Ammarón. Teniendo en sus manos las planchas de Nefi, Mormón hizo un compendio o resumen de las planchas de Nefi. En la lectura del Libro de Mormón hay dos divisiones que se conocen como las Planchas Mayores y las Planchas Menores. El resumen que hizo Mormón de las Planchas de Nefi era un resumen de las Planchas Mayores, es decir, lo que ahora son los libros de Mosíah hasta la época de Mormón, que contienen mucha historia del pueblo de Nefi pero que en esos acontecimientos históricos hubo muchas cosas de importancia espiritual que también ocurrieron y que se registraron en esas planchas. Parecía que el trabajo de Mormón estaba concluido, él mismo estaba satisfecho por su labor, pero, en Las Palabras de Mormón 1:3-4, leemos que después de haber hecho este resumen de las Planchas (Mayores) de Nefi, buscó entre los anales que le habían sido confiados por Ammarón y encontró una "breve narración" de los profetas, desde Jacob (lo que conocemos como el libro de Jacob) hasta el reinado del rey Benjamín (Omni 1:23-25), y también muchas de las palabras de Nefi (lo que ahora conocemos como el Primer Libro de Nefi y el Segundo Libro de Nefi). Y en Palabras de Mormón 1:4 leemos que Mormón se sintió inspirado, por el Espíritu del Señor, a incluir o "agregar" esta breve narración desde Jacob hasta el rey Benjamín y las palabras de Nefi, y agregó estas cosas, las cuales se conocen como las Planchas Menores; agregó estas cosas al resumen o compendio que había hecho de las Planchas (Mayores o seglares) de Nefi. En Palabras de Mormón 1:7 Mormón dice: "Y hago esto para un sabio propósito; pues así se me susurra, de acuerdo con las impresiones del Espíritu del Señor que está en mí. Y ahora bien, no sé todas las cosas; mas el Señor todas las cosas que han de suceder; por tanto, él obra en mí para que yo proceda conforme a su voluntad." Eso, eso es lo extra que agregó Mormón sin saber porqué.

Sergio Arturo Martínez Maya dijo...

En todo libro de escrituras, ya sea en la Biblia o en el Libro de Mormón, aparte de hacer mención a las personas y al contexto histórico, siempre hay algo de contenido espiritual plasmado o grabado. Muchos de estos libros sagrados empiezan desde el contexto histórico, como por ejemplo el libro de Ezequiel, pero a medida que se sigue la lectura, el contenido espiritual empieza a "salir". Pues bien, no sabemos con exactitud qué son los escritos del hermano de Jared, a quien se le conoce como Mahonri Moriáncumer. Es seguro que sus escritos comiencen con la experiencia o visión que él tuvo de Jesucristo y que brevemente está registrada en el libro de Éter, en Éter 3, en el libro de Mormón; es seguro que su narración sea muy semejante a la de Ezequiel, por cierto que Ezequiel empieza su registro de una visión que él tuvo de Jesucristo, y a medida que se sigue la lectura, se lee acerca de profecías que aún están por cumplirse. No me cabe duda que los escritos del hermano de Jared sean muy similares a los de Ezequiel. Sin embargo, en Éter 3:27 leemos: "Y el SEñor le dijo: escribe estas cosas y séllalas; y en mi propio y debido tiempo las mostraré a los hijos de los hombres". En Éter 4:3-5, Moroni dice que el Señor le mandó a Moroni volver a enterrar los registros del hermano de Jared, así como sus intérpretes. El Señor dice en Éter 4:7 que en estos registros se desplegarán todas sus revelaciones.En el versículo 14 de Éter 4 leemos que en esos registros será manifestado cuán grandes cosas el Padre ha reservado para vosotros desde la fundación del mundo, es decir, antes de la Creación de esta Tierra. En el vers. 15 leemos que este registro nos dará a conocer cosas que han estado ocultas de vosotros desde el principio del mundo. En el vers. 16 leemos que por medio de la lectura de estos registros, "serán manifestadas a los ojos de todo el pueblo mis revelaciones que hecho que sean escritas por mi siervo Juan (es decir que se entenderán claramente todas y cada una de las visiones que Juan el Revelador registró en el libro de Apocalipsis). Y en Éter 5:1 Moroni le escribe a José Smith: "Y yo, Moroni, he escrito las palabras que se me mandaron; según mi memoria; y te he dicho las cosas que he sellado; por tanto, no las toques con el fin de traducirlas; porque esto te está prohibido, a menos que en lo futuro Dios lo juzgue prudente. Por lo tanto, José Smith no tradujo las otras dos terceras partes que estaban selladas, y en esas dos terceras partes están registrados o grabados los escritos del hermano de Jared, conocido como Mahonri Moriáncumer.

Sergio Arturo Martínez Maya dijo...

El hermano de Jared selló estos escritos así como sus intérpretes, y éstos fueron preservados por la mano del Señor. En Éter 13:14, Moroni nos dice que Éter fué el último profeta jaredita, quien anotó el resto de la historia de los jareditas, de la cual Moroni hizo un compendio o resumen, y ese resumen se conoce como el Libro de Éter, en el Libro de Mormón. Cabe mencionar que la historia completa de los jareditas, también se escribió sobre planchas de metal, sobre planchas de oro; en total la historia de los jareditas, quienes vivieron antes que los nefitas, se grabó sobre 24 planchas de oro. En Ëter 15:33 leemos que Éter, por ser el último profeta jaredita y el que terminó de escribir en estas 24 planchas, las escondió de tal modo que el pueblo de Limhi las encontró. De esto concluyo que en esas 24 planchas estaba una parte sellada, la parte que no estaba sellada se tradujo en los tiempos de Mosíah,la cual narra la historia de los jareditas y su destrucción; pero la parte sellada se mantuvo igual, osea se mantuvo sellada, nunca se tradujo.Y al igual que todos los registros que se han conservado sagrados, esta parte sellada ha sido preservada y mostrada a José Smith y a otros testigos de que, en lo futuro, cuando el Señor lo considere apropiado y prudente, esas cosas se darán a conocer. En Éter 12:24, Moroni le dice al Señor que él le concedió al hermano de Jared escribir "cosas tan potentes como tú lo eres, al grado de dominar al hombre al leerlas".
Habiendo aprendido de otros registros tanto de la Biblia como del Libro de Mormón que se debe vivir con rectitud, llegará el día en que "el pueblo" mediante su rectitud estará listo para leer el registro del hermano de Jared, que de seguro, al leerlo, debe impulsar al hombre a ser recto ante Dios de una manera muy potente.

Efraín Jovél dijo...

desde la creación del mundo... no hay algo mayor que esa visión... se requiere rectitud... a mi siempre me ha sonado exactamente como la investidura del templo

Gilberto Velazquez dijo...

Alma 12 del 9 al 11. Indica lo las caracteristicas de los obedientes y los infieles

Anónimo dijo...

Hay un libro que circula por internet, y que dice ser la parte sellada del Libro de Mormon, la escribio un miembro, pero no cumple con con la linea de autoridad profetica de la Iglesia y las autoridades no nos han anunciado que el tiempo de conocer la parte sellada del Libro de Mormon ha llegado. La traduccion de ingles al espanol se hizo en 2012, La presentacion de este libro se hace en capitulos y versiculos, tiene 100 capitulos; siento que una informacion sobre el origen de este libro,
sobre el miembro que lo escribio y la posicion de la Iglesia es necesario para evitar cualquier confusion.