viernes, 27 de agosto de 2010

Citas sobre el Urim y Tumim




Instrumentos que Dios preparó para ayudar al hombre a obtener revelaciones del Señor y a traducir idiomas. GGE pág. 207.
Declaraciones del profeta José Smith
“El Señor había preparado gafas para leer el libro; así que comencé a traducir los caracteres”. (1832, A history of the life of Joseph Smith, Jr.)
“Los obtuve (los registros) y el Urim y Tumim con ellos, por medio de los cuales traduje las planchas, y así salió el Libro de Mormón”. (Elder’s Journal 1 – 1838)
“Por medio del Urim y Tumim traduje el registro por el don y el poder de Dios”. (Times and Seasons, 1842)
“Traduje el Libro de Mormón de Jeroglíficos, el conocimiento de los cuales se había perdido al mundo”. (José Smith a Janes Arligton 1843)
“El Urim y Tumim consistía de dos diamantes suaves triangulares, cada uno puesto en un lente, estos lentes eran colocados en aros de plata, los cuales se conectaban entre sí de las misma forma que anteojos, solamente que más grandes.” Edward Stevenson, Reminiscences of Joseph the Prophet, p. 24,27

De tiempo en tiempo y según lo requieran sus propósitos, el Señor personalmente o a través del ministerio de ángeles, envía a profetas elegidos un Urim y Tumim para ser usado, para recibir revelación y traducir registros antiguos de idiomas desconocidos.
El Urim y Tumim consiste en dos piedras especiales llamadas piedras videntes o intérpretes. Las palabras hebreas urim y tumim, plurales ambas significan ‘luces y perfecciones’. Por lo común se llevan sobre un pectoral sobre el corazón. (Ex. 28:30; Lev. 8:8)
Dada la naturaleza de estos instrumentos santos, no han sido vistos por la mayoría de los hombres, y aun en tiempos y circunstancias durante los que han estado en poder de mortales, no han sido expuestos libremente. Elder Bruce R. McConkie, Doctrina Mormona pág. 767.
La primera referencia que de ellos se hacen en las escrituras, es en conexión con las revelaciones dadas al Hermano de Jared. (Eter 3:21-28.) Abraham los tenía en su época (Abra. 3:1-4), y Aarón y los sacerdotes de Israel los tenían de generación en generación. (Deut. 33:8; Esdras 2:63) Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación Tomo III pág. 209
No hay ningún registro de que Lehi haya traído un Urim y Tumim a este continente, pero el Rey Mosíah tenía uno antes del descubrimiento del Libro de Eter, y fue pasado de profeta a profeta.(Omni 1:20; Mosíah 8:13-19; 21:26-28; Eter 4:1-7.)
José Smith recibió el mismo Urim y Tumim que tuvo el Hermano de Jared pues le fue dado expresamente para la traducción de los registros nefitas y jareditas. (D. & C. 10:1; 17:1; Eter 3:22-28.). Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación Tomo III págs. 209-213
Cuando Moroni reveló la primera vez al Profeta sobre la existencia de las Planchas de Oro, también le dijo “que junto con las planchas estaban depositadas dos piedras, en aros de plata, las cuales, aseguradas a un pectoral, formaban el Urim y Tumim; que la posesión y uso de estas piedras era lo que constituía a los “videntes” en los días antiguos o anteriores, y que Dios las había preparado para la traducción del libro.” (José Smith 1:35, 59, 62.)
“Y las cosas se llaman intérpretes, y nadie puede mirar en ellos a menos que le sea mandado, no sea que busque lo que no debe, y así perezca. Y a quien se le manda mirar en ellos, a ése se le llama vidente.” (Mosíah 8:13; 28:13-16.)

No hay comentarios: