miércoles, 29 de mayo de 2013

El Bautismo Judío

Para quien lee la biblia le debe llamar la atención que en el Antiguo Testamento no hay una ceremonia similar al bautismo de Juan. No podemos pretender encontrar la palabra “bautismo” en el AT, porque es una palabra con raíz directa del griego, de bá-pti-sma relacionado con sumergir y emerger; pero podríamos encontrar un rito similar que incluyera la inmersión y el arrepentimiento.

Algunos han pensado que es una ordenanza que corresponde al nuevo pacto, traída al mundo como parte del evangelio enseñado por Jesús. Para los Santos de los Últimos Días está claro que desde Adán ha existido la necesidad y la ordenanza del bautismo, también señalado en el Libro de Mormón como una ceremonia practicada antes de Cristo, la cual tenía como elementos la inmersión, el arrepentimiento del individuo, marcaba su ingreso a la religión, y se hacían promesas de fidelidad. Estos elementos nos hacen descartar los ritos de lavamientos de los levitas, ya que sólo coinciden en el agua y el sentido de purificación.
En algunos textos judíos antiguos encontramos referencias a una ceremonia que convertía al gentil en parte del pueblo del convenio. Leemos en el  bKer 9ª: “Como vosotros (Nm 15,15-16)  quiere decir “como vuestros padres”. Y como vuestros padres no entraron en la alianza sino por la circuncisión, la inmersión y la aspersión de la sangre, tampoco ellos entrarán en la alianza sino por la circuncisión, la inmersión y la aspersión de la sangre”.  En este texto se describen las tres ceremonias requeridas para la conversión de un gentil, siendo la inmersión parte fundamental.


En otro texto muy antiguo judío leemos : “Si un emigrante se hace judío en la vigilia de la pascua, enseña la escuela de Sammai que pueda realizar el baño de inmersión y comer el cordero pascual al atardecer”. (mEduy 5,2)