viernes, 21 de junio de 2013

La Piedra Allan y su significado




Al estudiar la vida del Presidente David O McKay siempre se menciona la piedra Allan, y se hace especial referencia al lema que lleva inscrito en su parte superior.

"En un discurso pronunciado durante la sesión del sacerdocio de una conferencia general, el presidente McKay habló de una experiencia que tuvo cuando era misionero en Escocia en 1898. Él y su compañero, Peter Johnston, pasaron por un edificio que les llamó la atención porque tenía en la entrada un arco de piedra con una inscripción grabada. El presidente McKay contó lo siguiente:
“Le dije a mi compañero: ‘¡Qué raro! Me voy a fijar en lo que dice la inscripción’. Cuando me acerqué, el mensaje que contenía me llegó, no sólo desde la piedra sino como si viniera de Aquel en cuyo servicio estábamos embarcados. Decía:
 ‘Seas lo que seas, desempeña bien tu tarea’…
(Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: David O. McKay  Cap. 12)

La Placa además del lema contiene 9 figuras geométricas que para muchos ha sido un enigma su significado. Una interpretación plausible es considerar a esas figuras con un valor numérico determinado por la cantidad de lados que poseen. La primera figura en la fila superior y a la izquierda es un pentágono que además contiene un dibujo de una mano con sus cinco dedos, reforzando la idea del número cinco. La segunda figura de la fila superior contiene una X que al interpretarla como número romano indicaría un 10, y la tercera figura es un triángulo correspondiendo al número 3. La segunda fila contiene un rombo, un hexágono y un octágono. La tercera fila un Nonágono, una figura con un 2 romano, y un Heptágono.
Quedando    
                5  10  3
                4   6   8
                9   2   7

Estos valores distribuidos en esa forma construyen un cuadro mágico. Un cuadro mágico es una forma que la suma de los valores de las filas o de las columnas son iguales, así como las sumas de las diagonales. En este caso todas suman 18. Los cuadros o cubos mágicos son muy antiguos, inclusive se les observa en obras de arte.

La pregunta del millón es ¿Cómo se relaciona el lema que inspiró a David O. McKay con el cuadro mágico?
Posiblemente haya que considerar que de la forma en que se dispongan unos números, con un determinado valor y posición crean un cuadro mágico, pero si alguno cambia su valor o su posición deja de ser un cuadro mágico. Volviendo al lema  ‘Seas lo que seas, desempeña bien tu tarea’, nuestra tarea estará bien hecha si logramos ser lo que debemos ser y hacer lo que debemos hacer, estar donde debemos estar. David O McKay siempre destacó nuestros deberes y el esforzarnos por lograr ser lo que Dios espera de nosotros.

Vale aclarar que esta piedra no fue construida por la Iglesia, pero hoy se encuentra en el museo de la Iglesia.
  

miércoles, 5 de junio de 2013

El Templo en la Iglesia Primitiva



Este libro contiene una descripción de algunas de las enseñanzas y ritos sagrados que se encontraban en la Iglesia Primitiva. Demuestra que partes de estas enseñanzas y prácticas eran la forma secreta con la que se trataba algunas doctrinas, vestimentas sagradas, señales de reconocimiento, matrimonio eterno, bautismo por los muertos, unciones, oraciones, etc. Lo anterior establece que las enseñanzas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sobre los templos no son enseñanzas distintas a las practicadas por los primeros cristianos.

Leer
Support independent publishing: Buy this book on Lulu.

miércoles, 29 de mayo de 2013

El Bautismo Judío

Para quien lee la biblia le debe llamar la atención que en el Antiguo Testamento no hay una ceremonia similar al bautismo de Juan. No podemos pretender encontrar la palabra “bautismo” en el AT, porque es una palabra con raíz directa del griego, de bá-pti-sma relacionado con sumergir y emerger; pero podríamos encontrar un rito similar que incluyera la inmersión y el arrepentimiento.

Algunos han pensado que es una ordenanza que corresponde al nuevo pacto, traída al mundo como parte del evangelio enseñado por Jesús. Para los Santos de los Últimos Días está claro que desde Adán ha existido la necesidad y la ordenanza del bautismo, también señalado en el Libro de Mormón como una ceremonia practicada antes de Cristo, la cual tenía como elementos la inmersión, el arrepentimiento del individuo, marcaba su ingreso a la religión, y se hacían promesas de fidelidad. Estos elementos nos hacen descartar los ritos de lavamientos de los levitas, ya que sólo coinciden en el agua y el sentido de purificación.
En algunos textos judíos antiguos encontramos referencias a una ceremonia que convertía al gentil en parte del pueblo del convenio. Leemos en el  bKer 9ª: “Como vosotros (Nm 15,15-16)  quiere decir “como vuestros padres”. Y como vuestros padres no entraron en la alianza sino por la circuncisión, la inmersión y la aspersión de la sangre, tampoco ellos entrarán en la alianza sino por la circuncisión, la inmersión y la aspersión de la sangre”.  En este texto se describen las tres ceremonias requeridas para la conversión de un gentil, siendo la inmersión parte fundamental.


En otro texto muy antiguo judío leemos : “Si un emigrante se hace judío en la vigilia de la pascua, enseña la escuela de Sammai que pueda realizar el baño de inmersión y comer el cordero pascual al atardecer”. (mEduy 5,2)