miércoles, 15 de febrero de 2012

¿Las Escrituras tienen todas las respuestas?



Hay algunas frases que suenan bien, pero que no se acercan a la verdad. Se acercan al pensamiento mormón pero en el fondo sabemos que no son ciertas. Una de ellas es que “Todas las respuestas a nuestras preguntas se encuentran en las Escrituras”. A veces esto se suaviza con una "mayoría de respuestas" y no "todas las respuestas", pero aunque suene bien y parezca que da valor a las escrituras, es falsa esta frase. Esto no le quita valor a las escrituras, aunque ellas no tengan todas las respuestas, la función se ellas es conducirnos a la fuente de la verdad, nos enseñan cómo obtener las respuestas a las dudas que tenemos.

Los mormones tenemos profetas vivientes y el don del Espíritu Santo, precisamente porque todas las respuestas no se encuentran en las Escrituras. José Smith leyó la Biblia, pero tenía una pregunta que no pudo ser respondida por las Escrituras - "¿cuál de todas las iglesias estaba en lo cierto?" Lo que encontramos en las Escrituras es la forma en que podía obtener una respuesta, por tanto le pidió a Dios en la oración. Las escrituras guiaron a José a su respuesta, pero Dios proveyó la respuesta. Así es como debe ser en nuestras propias vidas - que buscan el conocimiento de las Escrituras, pero la mejor orientación proviene de los profetas vivientes y del Espíritu Santo. Las Escrituras son una gran fuente de impulso hacia la revelación personal.

Sabiendo que las Escrituras, de hecho, no tienen todas las respuestas no disminuye la importancia de ellas, por el contrario, aumenta su importancia como fuente de sentido, pero a las escrituras se les da un mayor poder por los profetas y por el Espíritu. Para los mormones las Escrituras no estaban destinadas a ser un canon cerrado de la suma de las enseñanzas de Dios para nosotros. La revelación personal y la revelación continua son vitales en nuestras vidas.


Por Roberto
estudiosud.blogspot.com