miércoles, 27 de julio de 2011

El don de Lenguas es sólo misional?

El don de lenguas es uno de los dones más enigmáticos de los que entrega el Espíritu Santo. Para los mormones lo relacionamos con la obra misional, y a veces llegamos a pensar que esa es su única función, el permitir que misioneros aprendan velozmente una lengua nueva y puedan predicar el evangelio. Otras veces oímos relatos de personas que no dominaban el idioma pero siendo tocados por este don lograron expresarse claramente durante un mensaje determinado, y al terminarlo también acaba su domino del idioma.
Nos resulta especialmente difícil creer que este don de lenguas se manifieste como parece manifestarse en iglesias pentecostales u otras. No deseo analizar el origen de este don en otras Iglesias, sino cómo se manifiesta este don en realidad.

En Kirtland
Al inicio de la restauración la iglesia fue invadida por diferentes manifestaciones, oportunidad que tomó el adversario para ridiculizar la Iglesia con actos vergonzosos. Fue necesario una revelación para volver al orden y saber distinguir los verdaderos dones del Espíritu (Sec. 52, 42). Sin embargo pocos años después se dedicó el Templo de Kirtland, evento en el cual el Espíritu Santo se manifestó de formas diversas, entre las cuales estaba el don de lenguas, y no recibió ningún tipo de reproche. Los presentes entendieron que se trataba de la manifestación de un don del Espíritu. Lo interesante es que este don se manifestó entre puros habitantes que hablaban inglés, por tanto no fue para comunicarse entre miembros, ni con un fin misional.


En la Iglesia Primitiva
Pablo también dio instrucciones de cómo conducirse con este don, dando como norma que hubiese un intérprete para que la congregación entendiera el mensaje, y si no estaba el intérprete se debía guardar silencio (1 Cor. 14:27-28). Pero se puede comprender o percibir al leer el NT que era una práctica habitual o por lo menos reconocida entre las diferentes ramas de la iglesia.

José Smith
El Profeta da bastantes instrucciones sobre el uso del don y el orden de la Iglesia, así como el propósito principal de este don. No pondré las citas aquí sino las referencias para quien desee buscarlas (EPJS pág. 189, 195, 301, 280).

Siendo claramente la predicación del evangelio el propósito principal de este don, ¿cómo podemos entender lo sucedido en el Templo de Kirtland? El mismo José Smith nos ayuda a encontrar la respuesta. Él nos enseña que el don de lenguas y el de profecía son los únicos dones que se pueden observar en una congregación o tener una manifestación visible (EPJS pág. 299-300). Así como una paloma nos permite saber de la presencia del Espíritu Santo, estos dones logran un efecto similar.

James Talmage nos dice  "Se emplea principalmente para alabar, más bien que para instruir y predicar; y esto concuerda con las enseñanzas de San Pablo: 'Porque el que habla en lenguas, no habla a los hombres, sino a Dios' (1 cor. 14:2) " (Art. de Fe pág. 249).

No hay comentarios: