sábado, 28 de agosto de 2010

Círculo de Oración de los Primeros Cristianos




De los muchos temas que a los mormones no les gusta tratar en público, por lo sagrado que son, son los temas relacionados con lo que sucede al interior del Templo SUD, por lo que este artículo tratará sólo de lo registrado en textos que pueden considerarse de la iglesia primitiva.
Hay varios registros de los primeros cristianos que mencionan oraciones en grupo, con ropas blancas, en círculo, hombres y mujeres, entrelazados, repitiendo la oración o diciendo Amén después que se terminaba una frase, así como otras características. Todas estas características resultan especialmente importantes para los miembros de la iglesia mormona o sud
En La Pistis Sofía, un registro de indudable valor sobre el comportamiento o creencias de algunos de los primeros cristianos, menciona lo siguiente:
Y Felipe y Bartolomé estaban al sur, con los rostros vueltos hacia el septentrión.
Y los otros discípulos y las mujeres estaban detrás de Jesús.
Y Jesús estaba en pie junto al altar.
Y todos sus discípulos se cubrían con túnicas de lino.
Y Jesús se volvió hacia los cuatro puntos cardinales.
En otro registro llamado Los Hechos de Juan podemos leer

Antes que él fuese agarrado por los inicuos i por la serpiente malvada de las autoridades judías, él nos llamó y reunió y nos dijo: antes que yo sea dado a esos hombres, cantemos un himno (o alabanza) al Padre y estaréis listos para enfrentar cualquier mentira. Entonces él nos mandó formarnos en círculo, tomarnos las manos unos a otros; y él mismo me puso en una posición. Entonces él comenzó un himno, diciendo,
Loor a ti, Padre, y nosotros estando en el círculo, le seguimos diciendo Amén. Gloria a ti Logos, gloria a la gracia. Amén. Gloria a ti espíritu, Gloria a ti, El Santo; loor a la Gloria. Amén. Nosotros de honramos Padre; agradecemos la Luz en la cual no hay tinieblas. Amén.

Los Masones hoy tiene un rito similar en el que se forman en círculo, con su mandil, y el altar en el centro, y van dando algunas de las señas que conforman sus grados. Pero carece de un significado divino o religioso, producto de la pérdida del significado de los ritos del templo original.

Un velo con compás y escuadra


En Asia Central, en Astana, Sir Aurel Stein en 1925 descubrió una tumba Taohista Budista cuyo velo resultaba muy enigmático. Se puede observar al rey y a la reina juntos fuertemente ligados, el rey poseyendo en alto una escuadra, y la reina un compás. Estos instrumentos eran emblemas de la medición del universo para fundar un nuevo mundo y una nueva era. Sobre sus cabezas se encuentran doce discos que representan el ciclo de un año.


También se observan constelaciones indicando su lugar en el cosmos. Esto mismo se encuentra sobre el féretro poseyendo las mismas marcas o dibujos, y sobre sus ropas recordándoles sus compromisos personales.


viernes, 27 de agosto de 2010

Artículos sobre Evidencias del Libro de Mormón

Aquí he recopilado, a mi juicio, los mejores trabajos sobre evidencias del Libro de Mormón, en sus respectivos sitios originales. Si alguien considerada que ha quedado fuera alguno importante hágamelo saber por favor.

Citas sobre el Urim y Tumim




Instrumentos que Dios preparó para ayudar al hombre a obtener revelaciones del Señor y a traducir idiomas. GGE pág. 207.
Declaraciones del profeta José Smith
“El Señor había preparado gafas para leer el libro; así que comencé a traducir los caracteres”. (1832, A history of the life of Joseph Smith, Jr.)
“Los obtuve (los registros) y el Urim y Tumim con ellos, por medio de los cuales traduje las planchas, y así salió el Libro de Mormón”. (Elder’s Journal 1 – 1838)
“Por medio del Urim y Tumim traduje el registro por el don y el poder de Dios”. (Times and Seasons, 1842)
“Traduje el Libro de Mormón de Jeroglíficos, el conocimiento de los cuales se había perdido al mundo”. (José Smith a Janes Arligton 1843)
“El Urim y Tumim consistía de dos diamantes suaves triangulares, cada uno puesto en un lente, estos lentes eran colocados en aros de plata, los cuales se conectaban entre sí de las misma forma que anteojos, solamente que más grandes.” Edward Stevenson, Reminiscences of Joseph the Prophet, p. 24,27

De tiempo en tiempo y según lo requieran sus propósitos, el Señor personalmente o a través del ministerio de ángeles, envía a profetas elegidos un Urim y Tumim para ser usado, para recibir revelación y traducir registros antiguos de idiomas desconocidos.
El Urim y Tumim consiste en dos piedras especiales llamadas piedras videntes o intérpretes. Las palabras hebreas urim y tumim, plurales ambas significan ‘luces y perfecciones’. Por lo común se llevan sobre un pectoral sobre el corazón. (Ex. 28:30; Lev. 8:8)
Dada la naturaleza de estos instrumentos santos, no han sido vistos por la mayoría de los hombres, y aun en tiempos y circunstancias durante los que han estado en poder de mortales, no han sido expuestos libremente. Elder Bruce R. McConkie, Doctrina Mormona pág. 767.
La primera referencia que de ellos se hacen en las escrituras, es en conexión con las revelaciones dadas al Hermano de Jared. (Eter 3:21-28.) Abraham los tenía en su época (Abra. 3:1-4), y Aarón y los sacerdotes de Israel los tenían de generación en generación. (Deut. 33:8; Esdras 2:63) Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación Tomo III pág. 209
No hay ningún registro de que Lehi haya traído un Urim y Tumim a este continente, pero el Rey Mosíah tenía uno antes del descubrimiento del Libro de Eter, y fue pasado de profeta a profeta.(Omni 1:20; Mosíah 8:13-19; 21:26-28; Eter 4:1-7.)
José Smith recibió el mismo Urim y Tumim que tuvo el Hermano de Jared pues le fue dado expresamente para la traducción de los registros nefitas y jareditas. (D. & C. 10:1; 17:1; Eter 3:22-28.). Joseph Fielding Smith, Doctrina de Salvación Tomo III págs. 209-213
Cuando Moroni reveló la primera vez al Profeta sobre la existencia de las Planchas de Oro, también le dijo “que junto con las planchas estaban depositadas dos piedras, en aros de plata, las cuales, aseguradas a un pectoral, formaban el Urim y Tumim; que la posesión y uso de estas piedras era lo que constituía a los “videntes” en los días antiguos o anteriores, y que Dios las había preparado para la traducción del libro.” (José Smith 1:35, 59, 62.)
“Y las cosas se llaman intérpretes, y nadie puede mirar en ellos a menos que le sea mandado, no sea que busque lo que no debe, y así perezca. Y a quien se le manda mirar en ellos, a ése se le llama vidente.” (Mosíah 8:13; 28:13-16.)