jueves, 21 de octubre de 2010

Gematría

La gematría es un modo de interpretación en la cual valores numéricos sustituyen cada letra en una palabra. Al hacerlo, el valor numérico de la palabra podría compararse con otra palabra con el mismo valor numérico. Generalmente las primeras nueve letras corresponden a los primeros nueve números, los siguientes nueve van desde el diez hasta el noventa, etc. Esto fue muy común entre los babilónicos, hebreos y griegos.Para muchos parecerá algo relacionado con numerología esotérica, pero la mayoría de las culturas antiguas  no hacían diferencias entre números y letras, o mejor dicho, usaban las mismas letras para representar los números. Personalmente no creo que tenga sentido lo que hacen algunos numerólogos de aplicar gematría a nuestro abecedario buscando alguna coincidencia numérica con otro valor, pues nuestro idioma hace clara diferencia entre números y letras. Pero en las culturas antiguas tenía muchísimo sentido.


Uno legítimamente podría preguntarse ¿Cómo sabemos que una palabra tiene un valor numérico simbólico? O ¿Nos debe interesar la presencia de números simbólicos en las escrituras? Al parecer se requiere mucho estudio y esfuerzo para distinguir palabras con valores numéricos simbólicos o que hayan sido escritos con esa intención. Y las escrituras realmente utilizan simbología numérica para enseñarnos principios y destacar verdades, y el no fijarnos en ella provocaría una pérdida de claridad y de comprensión de lo que el autor quería entregarnos. La Gematría está mucho más analizada y avanzada en la Biblia, pero en la literatura mormona o los libros Canónicos mormones o sud aún no se han hecho importantes hallazgos, salvo en la Biblia.
Para muchos cuando Juan en Apocalipsis 13:18 da el número de la bestia, claramente tiene la intención de que se utilice gematría para indentificarlo.


Algunos ejemplos:
Mateo cuenta que Judas traicionó al Señor por treinta monedas de plata (Mateo 27:3). Las consonantes hebreas de Judas son Yhwdh dan un valor de treinta que puede estar relacionado con las monedas de plata.
Otra más interesante tiene relación con la serpiente que levantó Moisés en el desierto, el libro de Números nos dice “Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta, y sucedía que cuando una serpiente mordía a alguno, y éste miraba a la serpiente de bronce, vivía” (Números 21:9). El Libro de Mormón nos enseña que era un símil de Cristo. No voy a negar que siempre se me hace muy difícil comprender el uso de una serpiente para representar al Salvador, pero la gematría ofrece adicional aclaración. La palabra hebrea para Mesías es mashiyakh y suma 358 en gematría. Y al parecer no accidentalmente, la palabra para serpiente es nakhash que suma el mismo valor numérico. De esta forma existe una relación entre la palabra serpiente y Mesías, pudiendo ser esta la intención de Moisés registrada por él en Números 21.
Unos de mis casos favoritos está en el capítulo catorce de Génesis.  “Y oyó Abram que su hermano estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan. Y cayó sobre ellos de noche, él con sus siervos, y los derrotó y los fue siguiendo hasta Hoba, que está a la izquierda de Damasco. Y recobró todos los bienes, y también a Lot, su hermano, y sus posesiones, y también a las mujeres y a la demás gente” (Génesis 14:14-16).

Vemos que para liberar a Lot, Abraham reúne a 318 criados nacidos en su casa, empleándolos en su misión de rescate. Sin embargo en el Midrash (compilación de comentarios exegéticos hebreos sobre la Torah), declara que Abraham sólo tuvo un ayudante, su siervo Eleazer, el principal de sus criados (Génesis 15:2; 24:2). En gematría el nombre Eliezer da 318, el número exacto de los criados que acompañaron a Abraham para liberar a Lot. Por tanto, la mayoría de los exegetas versados en gematría concuerdan que el mensaje simbólico de este pasaje es que Eleazer y Abraham liberaron exitosamente a Lot sin la ayuda de otros. Esto adquiere un mayor significado al comprender que Eleazer significa “Dios es mi ayuda”. Por tanto, lo que Moisés intentó hacer era que nos enfocáramos en Cristo y no en Eleazer como nuestra ayuda y quien puede ayudarnos a liberarnos y a liberar a otros. Esto debe haber causado que Melquisedec le dijera a Abraham “y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos” (Génesis 14:20).
La gematría nos entrega una llave para distinguir algún símbolo de valor que algún profeta nos quiso mostrar para testificarnos del Señor y su evangelio.




Ver
The Lost Language of Symbolism, Alonzo L. Gaskill, p. 139-148
“Putting on the Names” Jewish-Christina Legacy, Truman G. Madsen




No hay comentarios: