sábado, 13 de septiembre de 2014

Deseret y La Abeja


Cuando llegamos a la historia de los Jareditas y su preparación para emigrar, se menciona, dentro de las cosas que llevaban, a la abeja obrera que les proveería de miel, un alimento de muchas propiedades saludables. El nombre con el que llaman a esta abeja es “Deseret”, palabra que ha llegado a ser un símbolo de industriosidad para el pueblo SUD.

El primero en intentar entender el origen de esta palabra del Libro de Mormón ha sido HughNibley, un erudito lingüista que ha aportado un caudal de investigaciones a los académicos de BYU. Él establece la relación1 de esta abeja con la abeja egipcia que era símbolo de los faraones del bajo Egipto, que posterior a la unificación del Alto y Bajo Egipto quedó como un elemento de prefijo para el cartucho que contendría el nombre real del Faraón.



Aunque la abeja junto al nombre del faraón es traducida como Bity, lo interesante es la relación que tiene la abeja con la Corona que representaba al bajo Egipto. Esta corona, como se puede encontrar en Wikipedia, es la corona Roja, llama Desheret, transcrito dsrt, y está asociada a la abeja. La abeja fue también un símbolo del reino que tenía como capital Busiris, y que fue conocido como el reino de la abeja.

Esto establece la relación de la abeja con las letras dsrt, de igual forma como el Libro de Mormón relaciona a la abeja obrera con las mismas letras.

 1 Nibley, Hugh. Abraham in Egypt, pp. 225-45. Salt Lake City, 1981.
    Nibley, Hugh. Lehi in the Desert and The World of the Jaredites, There Were Jaredites. CWHN 5:189-94, 319-22.


3 comentarios:

greg norton dijo...

Las abejas vienen al mundo sin causar la muerte de cualquier otro ser vivo, animal o vegetal. De hecho benefician las plantas que alimentan al esparcir el polen de una flor a la siguiente. Hay algunos otros animales que pueden hacer esto, pero ninguna humana lo puede hacer. Incluso el vegetariano causa la muerte de las plantas. Nosotros dependemos de un flujo constante de plantas y animales para sostener nuestra vida. Es mi entendimiento de que durante el milenio no habrá más muerte. Puesto que somos dependientes de la muerte para nuestro sustento tendremos que cambiar de alguna manera, pero las abejas están listos para el milenio.

No es extraño que tememos a las abejas porque no entendemos su justicia al igual que nosotros no vamos a entender la justicia de Sión y temer renunciar a lo que creemos que es nuestro por derecho. Nos gusta pensar que el trabajo del conserje es menos valioso que el ingeniero pero nunca veremos eso en la colmena de abejas. La abeja enfermera, la abeja obrera, y la abeja guardia, todos son iguales y comparten por igual la abundancia de nuestra Madre la Tierra ofrece. Esto es así porque las abejas saben que no se ha dispuesto que un hombre posea más que otro; por consiguiente el mundo yace en el pecado. (D. y C. 49:20)

Un comentario interesante que encontré concerniente las abejas.

Greg Norton

Anónimo dijo...

Antes de pensar hacer sion se pensaba hacer deseret un gran territorio que abarcaba varios estados de EEUU y algo más pero esto fracaso en el tiempo de Brigam Young todo por la política o posiblemente por el miedo a que los santos invadieran un lugar más grande y se convirtiera en un estado muy peligroso para otros lugares

Juan Marinez dijo...

Bueno, todo el crédito a Hugh Nibley por este artículo que ya había leído en su libro Lehi en el desierto-el Mundo de los Jareditas.