sábado, 25 de febrero de 2012

El Pensamiento Mormón sobre la Madre Celestial


Eliza R Snow escritora del himno Oh Mi Padre

Hay ciertas doctrinas mormonas que curiosamente se tratan en forma especial en los manuales, o simplemente no se tratan, y a veces nos entra la duda si será o no doctrina mormona oficial de la Iglesia. Una de ellas es la doctrina de la Madre Celestial, que debemos reconocer que su existencia explícita no nos enseñan las escrituras, ni la Biblia, ni el resto de los Libros Canónicos. La existencia de Ella es inferida por otras doctrinas y escrituras que permiten que sea una idea razonable en el pensamiento mormón.

La doctrina mormona del progreso eterno que establece que el ser humano es co-eterno con Dios, desde un origen pre espiritual con potencial de llegar a convertirse en dioses, siendo requisito imprescindible el tener un matrimonio eterno (D&C 131), sellado en un templo por el poder del sacerdocio; nos hace deducir que Dios siguió ese camino, realizando esta ordenanza por sí mismo cuando estuvo en su estado probatorio.


Inicio de la doctrina
En el famoso discurso de José Smith en los funerales de King Follett dijo:

¡Dios una vez fue como nosotros ahora; es un hombre glorificado, y está sentado sobre su trono allá en los cielos! . . . El primer principio del evangelio es saber con certeza la naturaleza de Dios, y saber que podemos conversar con Él como un hombre conversa con otro, y que en un tiempo fue hombre como nosotros; sí, que Dios mismo, el Padre de todos nosotros, habitó sobre una tierra, como Jesucristo mismo lo hizo; y voy a probarlo por medio de la Biblia. (Enseñanzas del Profeta José Smith pág. 192).
Si razonamos que pudo Dios haber tenido las mismas leyes para lograr la exaltación, podríamos entender que siguió los mismos mandamientos nuestros, como el del matrimonio:

En la gloria celestial hay tres cielos o grados; y para alcanzar el más alto, el hombre tiene que entrar en este orden del sacerdocio [es decir, el nuevo y sempiterno convenio del matrimonio]; y si no lo hace, no puede alcanzarlo. Podrá entrar en el otro, pero ése es el límite de su reino; no puede tener progenie. (D&C 131:1-4)
Cuando leemos Génesis 1:27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”, entendemos que así como el hombre al casarse con la mujer por decreto divino llegan ser “una sola carne”, Dios y su esposa también son uno y que “a imagen de Dios” significa Elohim y Su esposa, de otra forma Elohim sería masculino y femenino.

Según cuenta la historia, José Smith le enseñó este principio a Eliza R. Snow, una mujer muy talentosa al inicio del mormonismo, quien con sus dones de poetiza lo hizo verso y se convirtió en un himno que hasta el día de hoy es de los más cantados en las congregaciones mormonas, siendo llamado originalmente Padres en el Cielo, y hoy conocido como Oh Mi Padre (Himno 187), que dice:

¿Hay en los cielos padres solos?

Clara la verdad está;

la verdad eterna muestra:

madre hay también allá..

Citas oficiales
Hasta 1909 no hubo citas de la Primera Presidencia sobre la Madre Celestial, hasta que Joseph F. Smith y sus consejeros publicaron un artículo sobre la Evolución (Anti-Darwin) llamado El Origen del Hombre, aquí dejo un par de citas de ese artículo que lo pueden encontrar en el manual de Mi Reino se Extenderá páginas 76-78:

lunes, 20 de febrero de 2012

Los Rollos del Templo - Qumram



El Rollo del Templo es uno de los documentos más interesantes y bien preservados que se hallaron en Qumran, y que pertenece a los rollos del mar muerto. Como mormón ha sido uno de los textos que siempre he querido leer al ser muy citado por los diferentes autores mormones sobre temas del templo, siempre hacen referencia de él y nunca ha estado a mano.

Como una muestra, algunos de los autores mormones y sus obras donde citan el Rollo del Templo: