jueves, 21 de octubre de 2010

Gematría

La gematría es un modo de interpretación en la cual valores numéricos sustituyen cada letra en una palabra. Al hacerlo, el valor numérico de la palabra podría compararse con otra palabra con el mismo valor numérico. Generalmente las primeras nueve letras corresponden a los primeros nueve números, los siguientes nueve van desde el diez hasta el noventa, etc. Esto fue muy común entre los babilónicos, hebreos y griegos.Para muchos parecerá algo relacionado con numerología esotérica, pero la mayoría de las culturas antiguas  no hacían diferencias entre números y letras, o mejor dicho, usaban las mismas letras para representar los números. Personalmente no creo que tenga sentido lo que hacen algunos numerólogos de aplicar gematría a nuestro abecedario buscando alguna coincidencia numérica con otro valor, pues nuestro idioma hace clara diferencia entre números y letras. Pero en las culturas antiguas tenía muchísimo sentido.

martes, 19 de octubre de 2010

En el Principio

por Jay M Todd, Liahona Mayo 1970

Quizás no haya cláusula en la historia del mundo que se haya leído tanto como las primeras palabras inspiradoras del Génesis: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." (Génesis 1:1) Estas mismas palabras contienen un encanto reverente que nos impulsa a continuar: "Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz. . . ." (Génesis 1:2-3)
En estos días de exploración intensa, tanto en nuestro ambiente submicroscópico como en el telescópico terrestre bien cabe que nuestros pensamientos reflexionen otra vez sobre la grandeza de las creaciones de Dios y que nuevamente observemos su obra.
Sin duda alguna, los Santos siempre han sido estimulados a aprender todo lo que puedan sobre el mundo que los rodea: "Enseñaos diligentemente . . . de cosas tanto en el cielo como en la tierra, y debajo de la tierra, cosas que han sido, que son, y que pronto tendrán que verificarse. . . ." (Doc. y Con, 88:78-79).
Parece sin lugar a dudas que cuanto más se aprende acerca de la obra de Dios, mayor es el respeto, confianza y amor que se sienten por El. Por consiguiente, esta revista buscó la ayuda de hombres de fe y educación; hermanos que han pasado la mayor parte de su tiempo estudiando, indagando y enseñando acerca del mundo que nos rodea. En las páginas siguientes presentamos las respuestas de más de treinta Santos de los Últimos Días. Estos comentarios son informativos e inspiradores.
Esperamos que los lectores encuentren un espíritu similar de gozo y testimonio en las páginas que siguen.

De nuestra galaxia
"Una gruesa banda de luz cruzando todo el cielo bosqueja la galaxia denominada Vía Láctea como se ve desde la tierra, la cual está dentro del disco. Nuestro sol y los planetas que lo acompañan, los cuales se encuentran hacia el borde del disco, giran alrededor de la galaxia a una velocidad de más de 160 km. por segundo, pero este sistema es tan inmenso que el sol requiere aproximadamente 200 millones de años para completar una revolución. Nuestro sol es aproximadamente una de los 100 millones de estrellas (soles) que componen la galaxia Vía Láctea, la cual es tan inmensa, que un rayo de luz debe viajar durante cien mil años para cruzarlo (y la luz puede girar alrededor de la tierra siete veces y media por segundo). Casi todo lo que vemos en el cielo: estrellas, planetas, cometas, nebulosas, pertenecen a la galaxia Vía Láctea. Sin embargo, con ojos penetrantes, uno puede a veces discernir vagas manchas de luz que marcan la situación de otras galaxias tan grandes como la nuestra y aún mucho más lejos en el espacio. Hay por lo menos unos cuantos billones de galaxias conocidas, y éstas se extienden en distancias tan enormes que sorprenden la imaginación. Algunas de ellas están lejos como a 5,000,000,000 de años luz (48,270,000,000,000,000,000,000 millas), y aún continúan.
Se han encontrado algunas galaxias que están tan alejadas que su luz se encuentra en camino desde hace más de un billón de años. En este sentido, la astronomía se ha transformado en la clase más rara de arqueología, pues vemos algunos cuerpos como eran en un pasado remoto, pero de los cuales sabemos muy poco en su condición presente."
—Hollis R. Johnson, Departamento de Astronomía, Universidad
de Indiana