sábado, 11 de septiembre de 2010

La Tierra fue creada cerca de Kólob. Algunas evidencias.

Cuando Adán y Eva cayeron se produjeron muchos cambios. Sus cuerpos pasaron a ser mortales, el reino vegetal y animal empezó a comportarse de diferente manera. Pero el cambio más importante lo tuvo nuestro planeta. Fue literalmente desplazado en el espacio.
Brigham Young, segundo profeta mormón, dijo: ‘Cuando la tierra fue formada y traída a la existencia y el hombre fue puesto sobre ella, ocurrió cerca de nuestro Padre en los cielos. Y cuando el hombre cayó. . . la tierra cayó en el espacio, y tomó su lugar en este sistema planetario, y el sol llegó a ser nuestra luz ‘ (JD 17:143).
Parley P. Pratt, apóstol mormón, escribió sobre esto: ‘La tierra no fue más retenida en la presencia de Jehová, pero fue arrojada a la inmensidad del espacio, allí permanecerá hasta que haya cumplido el tiempo de su servidumbre al pecado y a Satanás’ (The Millenium, Times and Season, Vol. III, Núm. 7, pág. 672).
Brigham Young explicó que esto era precisamente la razón de porqué a la consecuencia directa de las transgresión de Adán se le llame ‘la Caída’:  ‘Cuando el hombre pecó. . . la tierra fue lanzada a millones de millas de su primera posición, y eso fue el porqué fue llamada la Caída (Brigham Young, 13 de julio de 1862, en Diary of Charlses L. Waker).
John Taylor dijo que la tierra “cayó desde donde fue organizada, cerca del planeta Kólob' (The Origin and Destiny of Woman, p. 146).
Al parecer, todos los eventos que ocurrieron antes de la caída se desarrollaron cerca de Kólob, planeta que es descrito por Abraham como el más cercano a Dios (Abraham 3:2, 9).
El destino de la tierra tiene que ver con su origen. Brigham Young nos sigue ilustrando sobre esto: ‘Esta bola terrenal, esta sustancia opaca arrojada al espacio, es sólo un grano en el gran universo; y cuando sea celestializada, volverá a la presencia de Dios, donde estaba circunscrita originalmente’ (JD 9:317).
Si esto realmente ocurrió debería haber algún rastro o indicio que nos permita observarlo desde otro punto de vista, no estamos hablando de mover un bote, o una montaña, sino de un planeta completo.
Dada la descripción hecha por Abraham, sería una explicación plausible que Kólob estuviese en el centro de la Vía Láctea, o sea nuestra galaxia. Si tomamos esa premisa, consideremos por un instante que la tierra fuese creada cerca del centro de la galaxia, la luminosidad es mucho más alta producto de las estrellas que la circundan, lo que provocaría que no hubiesen noches, como las conocemos y que son tan necesarias para nuestro ecosistema. Era necesario, por tanto una oscuridad artificial, quizás por esto fue necesario que Dios nos explique que ‘yo hice que la obscuridad viniera sobre la haz del abismo’ (Moisés 2:2). De esta forma lo primero que hizo Dios no fue la luz, sino trajo la oscuridad. Esto puede haber estado en la mente de Isaías cuando describió a la tierra volviendo al lugar de su creación. ‘El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será luz eterna, y el Dios tuyo, tu gloria’ (Isaías 60:19). Inclusive Isaías dice que será ‘la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días’ (Isaías 30:26). Un ambiente que él sólo puede describir como ‘llamas eternas’ (Isaías 33:14).
No sólo tenemos la oscuridad de la noche, también tenemos a la Luna, creada por Dios para nosotros. En nuestro sistema solar casi cada luna orbita su planeta por su respectivo ecuador, pero hay una notable excepción sobre nuestra luna que está inclinada 5° con respecto al ecuador. Esto permite que la luna pueda ser vista o señorear la noche, desde cualquier parte del planeta, cosa que no ocurre con los satélites que orbitan por el ecuador a sus planetas, estas lunas no pueden ser vistas desde los polos, van muy pegadas al horizonte para ser observadas.
No sólo en ángulo de la trayectoria de la Luna hace singular a nuestro planeta. También podemos notar que la Luna nos da siempre la misma cara, esto se produce porque coincide (curiosamente) la rotación de la luna sobre su eje con su traslación sobre la tierra.
Si la Luna girara sobre su eje a una velocidad diferente veríamos su otro lado, el cual es muy diferente al lado visto. El lado visible refleja cerca de un 7,3% de la luz que recibe del sol, mientras que el lado que no vemos está distribuido distinto y reflejaría entre un 9% y un 18% de la luz que recibe la luna. Si un ciclo lunar fuera diferente de otro ciclo lunar en cuanto a luminosidad, esto provocaría trastornos importantes en la vida animal y vegetal de nuestro planeta. Pero la Luna fue diseñada inteligentemente para darnos una luz consistente y una órbita sincronizada para garantizarnos ninguna variación importante durante los ciclos mensuales de la luz lunar.
La tierra tiene características muy singulares, que la hacen única en nuestro sistema solar. Las principales lunas del sistema solar y los planetas presentan ataques de meteoritos, miles de ellos y ocurridos hace mucho tiempo. La tierra también presenta cráteres de meteoritos, pero sólo hay algunos cientos de ellos, y no muy antiguos. Muchos tiene la noción de que nuestra atmósfera nos protege de ellos, pero sólo lo hace de los pequeños, si sólo recibiéramos la caída de uno de los medianos que se observan en la Luna habría una catástrofe en el planeta. Esto argumenta a favor de que los planetas y las lunas más grande fueron bombardeadas por asteroides cuando la tierra no estaba aún aquí.  
Estas son algunas de los hechos que nos permiten considerar seriamente las declaraciones devarias autoridades sud sobre que nuestro planeta fue creado lejos de acá, lugar al que ha de volver cuando sea celestializado.

viernes, 10 de septiembre de 2010

El ojo que todo lo ve

 


Este es un emblema que corresponde su utilización en algunos templos mormones solamente; como en el de Salt Lake City (al este y al oeste, y en el cuarto del jardín), Manti, en el antiguo de Navoo,  aunque también se observa en el tabernáculo mormón de Saint George. Su presencia en estos lugares sagrados se relaciona con la dedicación del templo de Jehová edificado por el rey  Salomón, donde Dios promete que estarán Sus ojos todos los días (1 Reyes 8:29; 9:3).  Uno de los importantes atributos de Dios es su capacidad de ver y conocer todas las cosas, y que nadie podrá burlarlo (DyC 88:41; 130:7).  
Una de las características de este ojo es que se desprende de él rayos de luz, indicando que la vista de Dios está llena de luz y comprende todas las cosas (DyC 88:67). También se observa que es un ojo derecho que está observando tras un velo. Esto nos señala que aunque un velo separa nuestro mundo del mundo celestial Dios nos observa con atención y cuidado (DyC 38:7-8). El salmista dijo: ‘Desde los cielos miró Jehová; vio a todos los hijos de los hombres. Desde el lugar de su morada miró sobre todos los habitantes de la tierra. He aquí, el ojo de Jehová está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia’ (Salmos 33:13,14,18).

jueves, 9 de septiembre de 2010

¿Los Mormones Creemos en la Infalibilidad?

La veracidad de la Iglesia mormona no se establece por creer en Profetas infalibles, que no se equivocan, sin embargo lo contrario, el creer que nunca cometen errores, pueden provocar desánimo cuando estos hechos ocurren o se enteran de errores cometidos por estos grandes hombres en épocas pasadas.
El Mormonismo no tiene la doctrina de la infalibilidad de algún hombre, sólo Jesús, ni tampoco lo tiene con respecto a las escrituras. Las escrituras nos dicen que “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras”, aunque él tuviese el poder para sellar los cielos de la lluvia y volverla a enviar sobre la tierra a su mandato (Santiago 5 :17-18). El mismo principio lo enseña Moroni, “No me condenéis por mi imperfección, ni a mi padre por causa de su imperfección, ni a los que han escrito antes de él; más bien, dad gracias a Dios que os ha manifestado nuestras imperfecciones, para que aprendáis a ser más sabios de lo que nosotros lo hemos sido. “ (Mormón 9:31). El Señor dijo del evangelio restaurado “estos mandamientos son míos, y se dieron a mis siervos en su debilidad, según su manera de hablar, para que alcanzasen conocimiento; y para que cuando errasen, fuese manifestado; y para que cuando buscasen sabiduría, fuesen instruidos; y para que cuando pecasen, fueran disciplinados para que se arrepintieran; y para que cuando fuesen humildes, fuesen fortalecidos y bendecidos desde lo alto, y recibieran conocimiento de cuando en cuando. “ (DyC 1:24-28).
José Smith fue seriamente disciplinado por el Señor por la pérdida de las 116 páginas del manuscrito del Libro de Mormón. A causa de la desobediencia de José el Señor le retiró Su Espíritu y le permitió caminar en la oscuridad (DyC 10:2; 19:20) Hablando sobre estos eventos el Señor dijo “con cuánta frecuencia has transgredido los mandamientos y las leyes de Dios, y has seguido las persuasiones de los hombres. Pues he aquí, no debiste haber temido al hombre más que a Dios. Aunque los hombres desdeñan los consejos de Dios y desprecian sus palabras, sin embargo, tú debiste haber sido fiel; y con su brazo extendido, él te hubiera defendido de todos los dardos encendidos del adversario; y habría estado contigo en todo momento de dificultad. “ (DyC 3:6-8). No fue ésta la única ocasión en que el Profeta fue castigado por el Señor. En una revelación recibida cerca de cinco años después leemos las siguientes palabras: “le digo a mi siervo José Smith, hijo: No has guardado los mandamientos, y debes ser reprendido ante el Señor; es necesario que los de tu familia se arrepientan y abandonen algunas cosas, y que atiendan con mayor diligencia a tus palabras, o serán quitados de su lugar. “ (DyC 93:47-48).
Sería insensato suponer que uno puede alcanzar algún llamamiento, oficio, o posición en este estado de probación mortal, que lo ponga a uno sobre las tentaciones o más allá de los errores de un hombre común y mortal. Hablándoles a los discípulos recién llamados en América, el Señor resucitado les dijo “os digo que debéis velar y orar siempre, no sea que el diablo os tiente, y seáis llevados cautivos por él.“ (3 Nefi 18:15). A Pedro, quien fue llamado para dirigir la Iglesia, Jesús dijo: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; “ (Lucas 22:31).
Por tanto no hay inmunidad para las debilidades de la carne en algún importante llamamiento o posición. Todos debemos labrar nuestra salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12). De tal forma, no podemos declarar que nuestros profetas son infalibles en comportamiento o en doctrina. Declaramos, sin embargo, que ellos están entre los mejores hombres que viven sobre la tierra y que ellos enseñan la mejor doctrina que el mundo haya escuchado. No debe ser nuestra intención probar o demostrar que ellos son hombres, porque es obvio, sino testificar que son siervos del Señor.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Tres Golpes


Existe una tradición muy interesante contenida hoy en la Iglesia Católica, y también en la Masonería, y que fue parte de ritos egipcios también. Ésta puede resultar muy interesante para los mormones o sud.
La Iglesia Católica cada 25 años celebra un año de jubileo, y tanto el Papa como otros importantes sacerdotes en sus catedrales, celebran este rito de golpear la Santa Puerta tres veces con un martillo.
La siguiente es una descripción de esta ceremonia en una Catedral:
La Puerta Santa está cerrada con una débil tapia de piedras hasta la que se acerca el arzobispo, seguido de su séquito, para decir, mientras la golpea por primera vez con un precioso martillo de plata:
-Abridme las puertas de la casa en que habita el justo.
Y el pueblo presente contesta:
-Para que entre por ellas y alabe al Señor.
-Entraré en tu casa, Señor -reza nuevamente el arzobispo mientras golpea por segunda vez el muro-.
Y luego, finalmente, mientras da el tercer martillazo, dice:
- Abrid las puertas, que el Señor está con nosotros.
Y en este preciso momento cae derribada la tapia y comienza el gran año, el año jubilar, el año de la gran Perdonanza.
La ceremonia que se observa en Roma para abrir el jubileo ordinario o Año Santo, consiste que el Papa va a la iglesia de San Pedro para abrir la llamada Puerta Santa, que está cerrada a cal y canto. Esta puerta solamente se abre para esta ceremonia y por este motivo.

El Papa toma un martillo de oro y da tres golpes diciendo la frase ‘A perite mihi portas justitia’, etc. Se derriba la mampostería que cierra la puerta y después el Papa se arrodilla delante de la puerta, mientras los penitenciarios de San Pedro la lavan con agua bendita. Luego, tomando la cruz, se empieza el Te Deum y entra a la iglesia con el clero.
Se entiende que el significado de este rito es entrar al Paraíso o a la Presencia de Dios, que es la Catedral iluminada.

Los egipcios al completar un nuevo templo hacían entrar al Faraón, que es el sacerdote más importante, y entraba dando tres golpes. De esta forma no se debe entender que estos golpes tengan otro significado distinto que el anunciarse cuando uno entra en un lugar habitado por alguien a quien le debe respeto. El Faraón entraba a la presencia de los dioses junto con sus seguidores y este cuarto entonces era iluminado.
La Masonería tiene este rito con los iniciados para avanzar de grado. “…se le desnudaba el pecho y pie izquierdo, y con una venda en los ojos se le conducía a la puerta que daba acceso al salón, la cual se abría después de haber llamado en ella dando tres fuertes golpes.” “Felipe: ¿Cómo habéis sido recibido masón? Simón: Por tres golpes dados a la puerta, el último después de un tiempo doble al primer intervalo, y con más fuerza”.
Lo importante es notar cómo símbolos o ritos que pertenecieron al Templo de Salomón, así como en templos anteriores, fueron quedando en diferentes culturas, perdiendo su significado original y correcta utilización.
Si tenemos más dudas sobre esto posiblemente lo apropiado sea preguntar a Dios, ya que él ha prometido que “todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”. (3 Nefi 14:8; Mateo 7:7).

martes, 7 de septiembre de 2010

Los nombres de los 24 templos de Sión


No creo que haya otro elemento dentro de la cultura SUD que contenga más mitos que el Templo de Sión, la Nueva Jerusalén. Algunos lo llaman el Templo de Missouri, pero en Missouri ya hay templo hace años. El Templo mormón que se espera con ansias, como una importante señal de la segunda venida, es el Templo que será edificado en Independence, condado de Jackson, Missouri. Dentro de todo lo que se ha dicho intentaré acercarme a lo que está oficialmente escrito. En especial quiero referirme a su distribución. Realmente conocemos muy poco del tema pero José Smith dejó registrado y documentado alguna información sobre este esperado Templo.
Se ha dicho que son veinticuatro Templos en el mismo sitio, pero es improbable que sean veinticuatro edificaciones distintas, todas formarán parte del mismo templo por veinticuatro dependencias especiales. Según History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints Tomo 1:357-62 tenemos la descripción más fidedigna. En los planos de la edificación de la ciudad de Sión podemos observar en el centro al Templo con veinticuatro indicaciones. Según esos números el orden y nombre de los salones es el siguiente:
(1, 2, 3) La Casa del Señor para los Élderes de Sión, un Pendón a las Naciones
(4, 5, 6) La Santa Casa Evangélica, para el Sumo Sacerdocio del Santo orden de Dios
(7, 8, 9) El Sagrado Repositorio Apostólico, para el uso del Obispo.
(10, 11, 12) La Casa del Señor, para el Sumo y más Santo Sacerdocio, según el orden de Melquisedec, el cual fue según el orden del Hijo de Dios, sobre el Monte de Sión, ciudad de la Nueva Jerusalén.
(13, 14, 15) La Casa del Señor para los Diáconos en Sión, Ayudas en Gobierno.
(16, 17, 18) La Casa del Señor para los Maestros en Sión, Mensajero a la Iglesia.
(19, 20, 21) La Casa del Señor, para el Sacerdocio más Alto según el Orden de Aarón; la ley del Reino del Cielo, y Mensajero al Pueblo.
(22, 23, 24) La Casa del Señor para la Presidencia del Sumo Sacerdocio, según el Orden de Aarón, una Norma para le Pueblo.
Más adelante postearé más información sobre este templo, como el diseño original de José Smith, que contemplaba una campana (rarísimo).

lunes, 6 de septiembre de 2010

El significado de las iniciales en los púlpitos del Templo de Kirtland

No creo ser el único que ha visto las iniciales en letras doradas en los púlpitos del templo mormón de Kirtland y ha quedado con la duda por largo tiempo de saber qué significan.
El saber esto no es para ganarse el cielo pero es satisfactorio salir de dudas.
En el Templo de Kirtland hay doce púlpitos correspondientes al Sacerdocio de Melquisedec y doce púlpitos correspondientes al Sacerdocio Aarónico. Están diseñados para mostrar el orden del sacerdocio y la línea de autoridad entre sus oficios. El que estemos hablando de veinticuatro púlpitos no es un número casual. Fueron veinticuatro los hombres que pusieron las piedras angulares del Templo SUD de Kirtland, posiblemente relacionado con los grupos de sacerdotes mencionados en 1 Cron. 28:11-13, también con los veinticuatro ancianos que vio Juan en TJS Apocalipsis 4:4, 6. Además tienen una relación estrecha con los nombres de los 24 templos o altares que tendrá el Templo de Sión. Están dispuestos las dos series de púlpitos en los lados opuestos del templo, en cuatro niveles, de tres púlpitos cada uno.
Bien, sus nombres los pondré en Inglés para que se entienda o relacione con las iniciales:


P.E.M. Presidency Elders Melchizedek (Élderes)
M.H.P. Melchizedek High Priesthood (Sumo Sacerdotes)
P.M.H. Presiding Melchizedek High Priesthood (Quórum de los Doce)
M.P.C. Melchizedek Presiding Council (Primera Presidencia)
P.D.A. Presidency Deacons Aaronic (Diáconos)
P.T.A. Presidency Teachers Aaronic (Maestros)
P.A.P. Presidency Aaronic Priests (Presbíteros)
B.P.A. Bishop Presiding Aaronic (Obispado Presidente)