martes, 19 de octubre de 2010

En el Principio

por Jay M Todd, Liahona Mayo 1970

Quizás no haya cláusula en la historia del mundo que se haya leído tanto como las primeras palabras inspiradoras del Génesis: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." (Génesis 1:1) Estas mismas palabras contienen un encanto reverente que nos impulsa a continuar: "Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz. . . ." (Génesis 1:2-3)
En estos días de exploración intensa, tanto en nuestro ambiente submicroscópico como en el telescópico terrestre bien cabe que nuestros pensamientos reflexionen otra vez sobre la grandeza de las creaciones de Dios y que nuevamente observemos su obra.
Sin duda alguna, los Santos siempre han sido estimulados a aprender todo lo que puedan sobre el mundo que los rodea: "Enseñaos diligentemente . . . de cosas tanto en el cielo como en la tierra, y debajo de la tierra, cosas que han sido, que son, y que pronto tendrán que verificarse. . . ." (Doc. y Con, 88:78-79).
Parece sin lugar a dudas que cuanto más se aprende acerca de la obra de Dios, mayor es el respeto, confianza y amor que se sienten por El. Por consiguiente, esta revista buscó la ayuda de hombres de fe y educación; hermanos que han pasado la mayor parte de su tiempo estudiando, indagando y enseñando acerca del mundo que nos rodea. En las páginas siguientes presentamos las respuestas de más de treinta Santos de los Últimos Días. Estos comentarios son informativos e inspiradores.
Esperamos que los lectores encuentren un espíritu similar de gozo y testimonio en las páginas que siguen.

De nuestra galaxia
"Una gruesa banda de luz cruzando todo el cielo bosqueja la galaxia denominada Vía Láctea como se ve desde la tierra, la cual está dentro del disco. Nuestro sol y los planetas que lo acompañan, los cuales se encuentran hacia el borde del disco, giran alrededor de la galaxia a una velocidad de más de 160 km. por segundo, pero este sistema es tan inmenso que el sol requiere aproximadamente 200 millones de años para completar una revolución. Nuestro sol es aproximadamente una de los 100 millones de estrellas (soles) que componen la galaxia Vía Láctea, la cual es tan inmensa, que un rayo de luz debe viajar durante cien mil años para cruzarlo (y la luz puede girar alrededor de la tierra siete veces y media por segundo). Casi todo lo que vemos en el cielo: estrellas, planetas, cometas, nebulosas, pertenecen a la galaxia Vía Láctea. Sin embargo, con ojos penetrantes, uno puede a veces discernir vagas manchas de luz que marcan la situación de otras galaxias tan grandes como la nuestra y aún mucho más lejos en el espacio. Hay por lo menos unos cuantos billones de galaxias conocidas, y éstas se extienden en distancias tan enormes que sorprenden la imaginación. Algunas de ellas están lejos como a 5,000,000,000 de años luz (48,270,000,000,000,000,000,000 millas), y aún continúan.
Se han encontrado algunas galaxias que están tan alejadas que su luz se encuentra en camino desde hace más de un billón de años. En este sentido, la astronomía se ha transformado en la clase más rara de arqueología, pues vemos algunos cuerpos como eran en un pasado remoto, pero de los cuales sabemos muy poco en su condición presente."
—Hollis R. Johnson, Departamento de Astronomía, Universidad
de Indiana

De la vida en el espacio exterior
"Mientras que hace menos de medio siglo la especulación científica sobre la posibilidad de la existencia de otro planeta como el nuestro era insignificantemente pequeña, hoy día las suposiciones científicas sugieren que puede haber diez billones de estrellas en nuestra galaxia que tengan planetas, y, según parece, hay más de diez billones de galaxias en el universo. Aunque nuestras suposiciones científicas de solamente hace algunos años hayan rechazado esta posibilidad, los científicos de hoy creen que la existencia de vida inteligente en algunos de estos planetas es casi una realidad, y los telescopios de radio escrutan los cielos buscando las señales enviadas al espacio por estas inteligencias."
—John H. Gardner, director de la Facultad de Física de la Universidad de Brigham Young.

"En la comunidad científica de hoy se cree que hay seres inteligentes en otras partes del universo, y, de hecho, los científicos están considerando las maneras en que se pueda escucharlos. Si los científicos pueden creer que hay seres inteligentes con sociedades aún superiores a la nuestra (compárese con Moisés 7:30, 36), no es difícil creer que hay un Dios personal a cuya imagen fuimos hechos, y que es superior a todos nosotros."
—Earl M, Mortensen, Facultad de Química, Universidad del Estado de Cleveland.

De la creación de !a tierra
"Cuando se principió nuestro sistema solar, se formó una inmensa nube fría de gas diluido del espacio interplanetario, cuya densidad era suficientemente grande como para que la gravedad empezara a unir la nube. Como la nube estaba en rotación, al cabo de algún tiempo se desplomó y transformó en un disco plano que se dividió en nubes más pequeñas, que formaron los planetas, con el sol como centro del sistema. En ese momento, la tierra no tenía forma, y estaba vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo'. Entonces dijo Dios: 'Sea la luz, y fue la luz', porque el sol empezó a brillar y su contracción continua calentó e iluminó la tierra y 'separó' Dios la luz de las tinieblas'. (Véase Génesis 1:2-4) Nuestro sol, cuya radiación hace posible la vida sobre la tierra, es una bola de gas encendido, tan poderosa que la luz que despide a cada segundo pesa más de cuatro millones de toneladas; con todo, los depósitos de energía del sol son tan grandes que puede radiar a este promedio durante diez billones de años.
Poco tiempo después de su formación como un cuerpo sólido o líquido, la tierra, calentada por el sol y la radioactividad de su corteza, perdió la mayoríaquizás tododel gas de su atmósfera. Más tarde, cuando la tierra se enfrió, los gases fueron desalojados del interior y la corteza. Los gases que permanecieron alrededor de la tierra entonces se enfriaron para formar la atmósfera o se precipitaron para formar los mares."
—Hollis R- Johnson, Departamento de Astronomía, Universidad de Indiana.

"En cada una de las diversas teorías científicas relacionadas con la formación de la tierra, el planeta habría estado, en el principio 'desordenado y vacío'.
El orden de sucesión de la creación como se describe en Génesis—suficiente atmósfera para crear un firmamento, la separación del vapor de agua de la atmósfera, del agua líquida de la litosfera; la reducción de la cubierta nebulosa para que el sol, la luna y las estrellas pudieran estar visibles, el crecimiento de las plantas, la creación de los peces, aves y bestias, y finalmente la creación del hombre—sirve de paralelo al orden de creación teorizado por la ciencia."
—Darrel R. Bienz, Profesor de Horticultura, Universidad del Estado de Washington.

"La tierra se encuentra en una posición ideal con respecto al sol como para recibir suficiente energía, activar los procesos climáticos y mantener vida, pero está suficientemente lejos del sol como para evitar una muerte por fuego debida a repentinas explosiones de energía. Se mueve sobre su eje a la velocidad apropiada para crear días y noches de longitud conveniente para la actividad y el descanso del hombre y otros organismos. Sin embargo, aún más extraordinario que la regularidad de los días y arlos, es la inclinación del eje de rotación de la tierra en relación al plano de órbita. Con el eje de rotación inclinado 23^4° en relación al plano orbital alrededor del sol, se ha establecido un mecanismo del que resulta la inevitable sucesión de las estaciones. Sin este ajuste, se habrían presentado regiones de calor extremo en el ecuador y de extremo frío en los polos."

De la luz
"Siempre me ha sorprendido ver las numerosas veces que se menciona la luz en las escrituras. Dios entiende las implicaciones completas de esta maravillosa 'substancia'. El hombre ha necesitado muchos años para revelar algunos de los secretos de este raro fenómeno. Las mentes de Newton, Einstein, De Broglie, Maxwell y otros, han luchado con esto para construir los fundamentos sobre los cuales se basa la mecánica del quantum actual."
—Eldon D. Brinley, Director del Departamento de Salubridad, Universidad de Texas A&L

Del agua
"Ninguna otra substancia es tan importante en la operación de !a naturaleza como el agua. Nada sobrepasa al agua como solvente universal. Disuelve el nutrimento para las plantas contenido en los constituyentes minerales de !a tierra; disuelve los constituyentes orgánicos e inorgánicos de la célula viva. Sin su acción solvente los procesos que mantienen la vida se detendrían. El agua tiene una capacidad excepcional para absorber o dar calor, sin mucho cambio de temperatura. Por consiguiente, modera el clima. En lugar de encoger cuando se cristaliza, como casi toda otra substancia, el agua se expande. Como resultado, el hielo flota en la superficie de los lagos y ríos y actúa como materia aislante para evitar la congelación del agua más profunda y la vida acuática que allí se encuentra. Comparada a la mayoría de los líquidos, tiene un punto de ebullición muy alto. Si no fuera así, sus vapores podrían saturar la atmósfera y filtrar los cálidos rayos del sol. En verdad, ninguna otra substancia se adapta tan bien a las necesidades de las cosas vivientes."
—Phillip F. Low, Profesor de Química de Suelos, Universidad de Purdue.

"Consideremos la existencia del agua en un estado líquido: esta condición es solamente posible mediante un nivel relativamente bajo de temperatura considerando los grandes niveles de temperatura que se conocen en el sistema solar; y con todo, la vida no podría existir sin este estado líquido."
—David L. Clarlí, Profesor de Geología y Geofísica de la Universidad de Wisconsin.

Del suelo
El suelo es algo más que una colección de partículas inertes y materia orgánica muerta. El suelo contiene partículas de arcilla, además de los grandes granos de arena y sedimentos que constituyen su esqueleto. Estas partículas de arcilla son de tamaño submicroscópico y por consiguiente, tienen una gran superficie por unidad de peso. Su superficie atrae fuertemente al agua... En consecuencia, conservan el agua que cae en forma de lluvia para evitar que se pierda más allá del alcance de las raíces de las plantas. Pero esto no es todo lo que hacen. A diferencia de la mayoría de otras partículas minerales, las de la arcilla están formadas de tal manera que pueden portar carga negativa. Esta carga negativa atrae los nutrimentos de las plantas cargados positivamente e impiden que éstos sean llevados por el agua infiltrada.
El suelo también ayuda a los microorganismos, los cuales sirven un propósito útil, ya que descomponen la basura otoñal que de otra manera se acumularía y con el tiempo sofocaría a las plantas que la producen. En el proceso, se agrega humus al suelo para unir las partículas y transformarlas en agregados que permiten la penetración de agua y aire."
—Phillip F. Low, Profesor de Química de Suelos de la Universidad de Purdue.

De las plantas
"Si no existieran las plantas y las flores, en menos de una generación todo el oxígeno desaparecería del aire y nosotros moriríamos. La única razón por la cual el oxígeno existe en el aire ahora es porque las plantas restablecen a la atmósfera lo que nuestros cuerpos extraen de ella, lo cual hacen mediante la fotosíntesis, y aun la hierbas más nocivas ayudan en esta forma. A través de la fotosíntesis, la planta obtiene energía de la luz del sol y la transmite a los alimentos que nosotros comemos. Aun para sobrevivir, nuestros cuerpos y todas las otras cosas vivientes, requieren una continua fuente de energía, y ésta es la fuente.
De hecho, los productos químicos que forman el alimento que nosotros comemos, derivan también del anhídrido carbónico de la atmósfera, producto que toman las plantas y lo transforman en azúcar."
—James A. Goss, Profesor de Biología, Universidad del Estado de Kansas.

"La simple semilla de una planta es un enigma que ha desafiado toda especulación. Que una entidad viviente se identifique, condense, suspenda su vida y luego viva nuevamente, desafía y frustra al más astuto."
—Max L. Sweat, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Utah.

De las criaturas que se mueven
"La palabra ganado abraza un grupo de milagros que se extienden desde la filosofía del rumiante (la cual permite a estos animales manejar alimentos fibrosos de los cuales el hombre moriría) hasta las maravillosas variedades de genotipos que se han establecido, adaptándolo a las necesidades especiales del hombre en una variedad de ambientes, períodos y propósitos especiales. Por ejemplo, las ovejas Scotch Highland y otras variedades laneras se han adaptado a vientos severos, frío y escasa alimentación; las razas de cebú pueden soportar el calor, la sequía y los insectos; los enormes bueyes han ayudado al hombre a cruzar vastos yermos; el búfalo de agua con su trabajo en los campos de arroz ayuda a alimentar a millones de personas en la India y el Oriente; la res vacuna americana de cuernos largos, rey de la pradera cuando la supervivencia era una virtud capital, antes de que las prácticas modernas de conservación de las especies aseguraran la existencia de la raza bovina; y luego la gentil vaca lechera, madre adoptiva de la raza humana. ¿A dónde habíamos llegado nosotros sin el ganado?"
—George E. Staples, Profesor de Medicina Veterinaria, Universidad del Estado de North Dakota.
"En el sistema nervioso de la mosca más simple hasta en el de los más complejos vertebrados, puede observarse una ordenada precisión de estructuras que permite el perfecto funcionamiento de los nervios y el pasaje de información de una parte del cuerpo a otra, en el sistema intrincado de fibras y sinapsis. Es aparente que el fenómeno básico común a todas las criaturas vivientes es que cada una encaja perfectamente en su esfera."
—Joseph Larsen, Director del Departamento de Entomología Universidad de Illinois.

"Al trabajar con animales y observarlos de cerca durante mucho tiempo, no deja de sorprenderme su individualidad. Estoy convencido de que una mano guía gobernó la creación del reino animal; algunos
para que reinen sobre otros y cada uno teniendo su lugar en el plan maestro."
—Glen P. Lofgreen, especialista en nutrición animal, Universidad de California en Davis.

De las plantas y el sistema animal integrado
"En los últimos años hemos estado considerando a la comunidad biológica como un ecosistema, nombre para un sistema que es más o menos autoabastecible, excepto por el consumo de luz y agua. Las plantas y los animales están integrados en dicho sistema en tal manera que todos son interdependientes en formas fantásticamente complicadas. Los nutrimentos son factores limitadores en muchos sistemas: nitrógeno, fósforo, calcio, potasio. Los nutrimentos y las combinaciones de ciclos geoquímicos y biológicos permiten que estos elementos circulen suficientemente en todos los niveles del ecosistema para estar en balance armónico. Las plantas proveen alimento para un nivel de animales, y ellos a su vez para otros animales. Los sistemas de descomposición asociada son los medios de completar la circulación para que las plantas puedan continuar la producción; de otra manera los sistemas se detendrían, debido a que los nutrimentos estarían almacenados en un grupo de organismos, y aun ellos morirían. Estos fenómenos establecen la necesidad de la muerte para el tipo de mundo que fue creado. La vida del hombre también depende de la muerte de otras formas de vida."
—-Arthiir Waílace, Profesor de Nutrición Vegetal, Universidad de California en Los Angeles.

Del hombre
"Si no fuera por el hecho de que estamos vivos y experimentando diariamente las maravillosas capacidades de nuestro tabernáculo de carne y sangre, sería difícil concebir que seres como nosotros pudieran existir. Sabiendo que existimos y poseemos estos maravillosos atributos, no sería difícil para nosotros imaginar un padre amoroso, que también tiene estos y otros atributos mucho más desarrollados que los que nosotros ahora poseemos."
—Earl M. Mortensen, Facultad de Química, Universidad del Estado de Cleveland.
"Incorporar sesenta trillones de células vivas en un cuerpo e integrarlas en sistemas que le permiten ver en televisión de perfectos colores; computar movimiento, forma, visión y los sentidos más altos en complejidad matemática sobrepasando la grandeza de las máquinas; ver estrellas, tierra, plantas, animales y océano; tener curiosidad por los objetos y sucesos, y contemplar a Dios, superan toda capacidad presente de la mente humana para una descripción y evaluación apropiadas."
—Max L. Sweat, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Utah.

"Cada enzima, célula y órgano tienen una función particular de la cual nunca se desvían si son saludables. Además, la mayoría de los sistemas del cuerpo tienen un 'retroceso' o camino alterno en caso de mal funcionamiento."
—David M. Stuart, Profesor de Farmacia, Universidad de Ohio Northern.

"A fin de vivir en el mundo, el hombre no podía permanecer solo. Tuvo que unirse a otros individuos: primeramente su esposa y luego sus hijos se enlazaron a él en una unidad familiar. Se unió a otros en la creación de grandes instituciones sociales—la iglesia, la escuela, el gobierno, la economía—que hicieron posible para el hombre no solamente subsistir en el mundo sino también crecer y desarrollarse hasta su más alto potencial en esta tierra. En el Jardín de Edén, Dios dio al hombre reglas para vivir; más tarde, le reveló otros principios para ayudarlo a reorganizar su vida. Estas normas le permitieron al hombre evitar el caos y la desorganización que hubieran sobrevenido sin reglas. El hombre ha continuado haciendo reglas que consideró para los mejores intereses de una vida social pacífica."
—James T. Duke, Departamento de Sociología, Universidad de Brigham Young.

Del domingo (Día de reposo)
"Para el Señor el significado del domingo, rebasa mi comprensión, pues yo pensaría que para El todos los días son días sagrados, ya que él mismo es sagrado.
Pero el hecho de que el Creador santificara el séptimo día para el hombre y le ordenara 'acuérdate del día de reposo para santificarlo' (Éxodo 20:8) tiene mucho significado. El hombre no debe olvidar a su Creador en esta batalla terrestre por sobrevivir.
Tampoco debería olvidar su relación con la totalidad de las creaciones de Dios. Por consiguiente, el día de reposo da al hombre la pausa para recordar y honrar la fuente de vida y le recuerda que debe tener compasión hacia sus semejantes e incluso hacia las bestias del campo."
—Lowell L. Bennion, decano asociado de estudiantes, Universidad de Utah.

De la aplicación de orden y ley en el universo
"En las escrituras se nos enseña que Dios es un Dios de orden. (Alma 42:22; Doc. y Con. 88:36-
38, 42; 93:30; 130:20-21 son solamente unas pocas referencias) El vive bajo leyes y principios, porque de otra manera no podría ser Dios; sus acciones no serían consistentes. Por tanto no es sorprendente que Dios creara esta tierra en un proceso ordenado que puede ser investigado por medios científicos. La Biblia y la Perla de Gran Precio dan un gran bosquejo de la Creación, la cual está en general de acuerdo con nuestro conocimiento científico máss detallado de la condensación de la tierra de los gases existentes, que se continuó con la evaluación ordenada requerida para llevarla a su presente estado habitable, donde vida vegetal y animal incluyendo el hombre mismo, pudieran florecer."
—Earl M. Mortensen, Facultad de Química, Universidad del Estado de Cleveland.

"Los relatos bíblicos de la Creación constantemente recalcan que los esfuerzos de Dios movieron al universo en la dirección de forma y orden. El relato de Abraham usa la palabra hermosamente descriptiva "organizado" para describir el proceso bajo el cual Dios efectuó la Creación. La implicación es que sin los esfuerzos de la Deidad, el universo habría vuelto inexorablemente a la forma vacía de la cual provino. Que esta es la dirección natural y sin asistencia de toda materia, es el punto que las ciencias físicas han probado probablemente en mayor detalle."
—R. Owen Asphmd, Profesor asociado de Química, Universidad de Wyoming.

"Abraham habla acerca de 'planes' que debieron ser 'vigilados' hasta que ellos 'obedecieron'. El proceso probablemente requirió un tremendo esfuerzo e incluso experimentación. No es muy difícil deducir de estos conceptos que Dios trató con leyes naturales y que los pasos en la creación involucraron, si no evolución (la cual es una palabra perfectamente buena y que puede explicar en parte lo que sucedió) el desarrollo de una multiplicidad de formas de vida como resultado de los mecanismos de adaptación y mutación edificados en formas originales. Las escrituras señalan que Dios dijo, 'Produzca la tierra hierba verde. . .' (Génesis 1:11) Pero cuando se trató del hombre, los Dioses 'descendieron' y 'organizaron' al hombre. El proceso completo de la creación es infinitamente complejo. El atribuir los acontecimientos de la creación a la casualidad es verdaderamente una superstición ignorante, y las mismas primeras palabras de la Biblia preparan perfectamente el escenario: 'En el principio creó Dios. . .'
—Arthur Wallace, Profesor de nutrición vegetal, Universidad de California en Los Angeles.

"Me resulta muy grato darme cuenta de que la base de la ciencia de la genética, el cambio ordenado en la materia viviente de lo simple a lo más complejo, es similar a la base de mi religión: el progreso eterno."
—Darrel R. Bienz, Profesor de Horticultura, Universidad del Estado de Washington.

Convicción y testimonio
"No tengo ninguna duda de que el Señor creó los cielos, la tierra y todo lo relacionado a ellos. Pero tengo dudas acerca de nuestro grado de conocimiento de los pasos involucrados, tanto sea por lo que la ciencia o la religión han revelado. Tengo la seguridad de que cuando los pasos definitivos sean aclarados por la ciencia, éstos no estarán en conflicto en ninguna manera con los que han sido, o serán revelados por los profetas de Dios. En una época en que la ciencia ha logrado y continuará logrando mucho en términos de definir las leyes del universo y tratar, en algún grado, con ellas, corresponde al hombre inteligente y fiel ignorar las discrepancias aparentes entre opiniones. Los conflictos existirán solamente donde falle la interpretación de la verdad."
—Frank D. Alian, Departamento de Anatomía, Universidad de George Washington.

"Siento verdadera compasión por aquellos que critican y se enojan por la falta de información revelada sobre el cuándo y cómo de la creación, ya que se equivocan totalmente e ignoran el punto fundamental: la aprobación de Dios implicada en sus palabras 'Era bueno'. Nuestra maydrdomía consiste en asegurarnos de que todos los ciclos—aire, agua, suelo, ecología, etc.—. . . continúen siendo buenos."
—David A. White, Profesor Asociado de Zoología, Universidad de Brigham Young.

"Al hombre, suprema creación de Dios, le fue ordenado usar, pero no abusar de todas las otras creaciones. Si este principio es violado, las futuras generaciones no podrán gozar de las bendiciones que tenemos hoy día."
—C. A. Ernstrom, Director del Departamento de Ciencias Alimenticias, Universidad del Estado de Utah.

"El relato bíblico de la Creación es breve e incompleto, sin embargo, contiene la mayoría de los pasos esenciales. Me resulta imposible creer que los profetas del Antiguo Testamento pudieran haber descubierto estos pasos y ubicarlos en la sucesión propia sin la guía divina. Ellos no poseían otros medios a través de los cuales hubieran podido lograr tal hazaña"
—R. Grant Athay, astrónomo, Observatorio High Altitude, Boulder, Colorado.

"En su verdadero sentido, la Creación es un proceso en movimiento, que aún está ocurriendo hoy día; algunos de los mecanismos usados en la 'primera creación' están aún en operación y hacen posible, por intermedio de la recombinación de los genes que dirigen el desarrollo de ciertos rasgos físicos y mentales, la variedad infinita de individuos. Por consiguiente, mientras que los hombres se parecen en su mayoría, cada uno es un individuo único, física y mentalmente."
—Frank D. Alian, Profesor de Anatomía, Universidad de George Washington.

"La Biblia no está escrita como un libro científico; en consecuencia, no es sorprendente encontrar en ella pocas referencias a las leyes físicas de la tierra.
Se mencionan menos la astronomía, la química, las matemáticas y la biología que los principios eternos de la personalidad humana y su desarrollo, tales como la fe, la esperanza, la caridad, el gozo, la compasión y el arrepentimiento. Dotado con las facultades dadas por Dios que permiten la experimentación, la documentación y la medida, el hombre es  capaz de descubrir algunas de las leyes físicas que gobiernan la tierra, y es muy claro que Dios se propuso que fuera así. Pero las grandes verdades eternas dadas a través de los profetas por revelación, son para la edificación de todos los que escucharen: 'Haced vosotros con ellos', 'no juzguéis' 'si vuestros pecados fueren como la grana1, 'un espíritu contrito', 'bienaventurados los mansos'. Estos principios dan dirección, esperanza y significado que se remontan mucho más lejos de lo que pueda emanar de nuestros laboratorios."
•—Howard C. Stutz, Profesor de Botánica, Universidad de Brigham Young.

"Examinar, estudiar, comparar, aprender unas pocas verdades de los cielos nos impulsa a testificar que aquellos cielos fueron creados por un ser inteligente, cuyo conocimiento y poder en cualquier campo individual puede ser comprendido por el hombre, cuando aprende algunas verdades, pero en su totalidad va más allá de nuestra concepción mortal."
—Norval J. WarcUe, Profesor asociado de Agricultura, Universidad del Estado de lowa.

"Nos asombramos de la maestría creadora que dominaba Bach al concebir una obra de arte tal como la Pasión de San Mateo. La penetración maestra de los materiales de arte, la profundidad de expresión y la complejidad de ía estructura requieren una visión otorgada a muy pocos mortales. Pero ¿qué decir de Jehová y la maravilla de su concepción? ¿De la amplitud de su visión o la profundidad de su expresión al concebir eí plan, formar la tierra y ponernos aquí? Cristo tiene un genio creador inigualable en nuestra experiencia en esta tierra, y ciertamente rara vez apreciado por los hijos de los hombres."
—Merrií K. Bradshaw, compositor en residencia, Universidad de Brigham Young.

"En sus papeles de arquitecto jefe y jefe de operaciones, veo a EIohim y a Jehová como científicos en el sentido supremo, operando en todas las esferas: biológica, física y social. La cuidadosa preparación, la revisación de los planes y la operación de ellos involucran principios y verdades que eclipsan no solamente la ciencia del hombre, sino también los productos más avanzados de su imaginación."
—-Williara W. Reeder, Profesor de Sociología, Universidad de Brigham Young.

"Aún el más simple organismo viviente es tan fantástica y hermosamente complejo, tan maravillosamente coordinado en sus muchas funciones, que el logro de la creación de los animales superiores y del hombre es virtualmente incomprensible."
—G. Fred Somers, jefe del Departamento de Biología, Universidad de Delaware.
"Someter ai sol termonuclear, sacar una hoja de pasto de la roca polvorienta, emplear la hoja como alimento y transformarla en la carne y los pensamientos del hombre, desafía toda metáfora terrestre."
—Max L. Sweat, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Universidad de Utah.

"Después de siglos de conocimiento acumulado y esfuerzo de propósito, el hombre puede ahora transplantar un corazón que funciona por un tiempo, y puede enviar un hombre a la luna y volver por intermedio de los cohetes. ¿Deberíamos recordar que todavía no podemos curar un resfrío común, que no podemos aún duplicar el proceso de fotosíntesis llevado a cabo por toda hoja simple? Tampoco podemos curar la lepra o resucitar a los muertos como nuestro Hermano Mayor lo hizo."
—George E¡. Staples, Profesor Asociado de Medicina Veterinaria, Universidad de North Dakota.

"El tema penetrante y majestuoso que se desarrolla a través de la historia de la creación en Génesis, capítulo 1, es el testimonio repetido de que esa es la obra de Dios. La preocupación del hombre con respecto a los detalles de cómo Dios lo hizo, no debería enceguecer su visión en cuanto a la poderosa fe bíblica que 'Jehová con sabiduría fundó la tierra; con su ciencia los abismos fueron divididos, y destilan rocío los cielos'. A cualquiera que creyere estas palabras, la promesa es: CY serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato . . . porque Jehová será tu confianza.' " (Prov. 3:19-20, 22, 24, 26)
—Lowell L. Bennion, decano asociado de estudiantes, Universidad de Utah.

No hay comentarios: