martes, 31 de agosto de 2010

C. S. Lewis, El León, el Armario y la Deificación



Este gran escritor que todos conocemos, y que además es citado muchas veces por el presidente Monson y otras autoridades sud, no fue miembro de la Iglesia mormona, sin embargo fue un gran investigador del cristianismo, primero católico romano, después ateo, finalmente católico anglicano. Es ampliamente respetado por su profundo sentimiento hacia Dios que trata de plasmar en sus escritos.
En sus pensamientos sobre el hombre y su relación con Dios, se acerca más a la idea SUD que a cualquier otro grupo cristiano. Él tenía muy claro que el hombre podía llegar a ser un dios (teosis). Aquí dejo algunas citas para sus seguidores:
‘Es algo serio vivir en una sociedad de posibles dioses y diosas, y recordar que el más torpe y poco interesante de los individuos con los cuales se puede tratar, puede un día ser una criatura a la cual uno se sienta fuertemente tentado a adorar’ (The Weight of Glory and other Adresses, p. 18).

‘(Cristo) vino a este mundo y llegó a ser un hombre para extender a otros hombres la clase de vida que él tenía, por lo que yo llamo ‘infección de bien’. Todo cristiano puede llegar a ser un pequeño Cristo’ (Mere Christianity, p. 153).
´Finalmente, si todo sale bien, le transformará permanentemente en algo diferente; en un pequeño nuevo Cristo, un ser el cual, en su propio pequeño modo, tiene la misma clase de vida que Dios, el cual comparte su poder, gozo, conocimiento y eternidad’ (Mere Christianity, p. 164).
Lo que considero importante de conocer el pensamiento de Lewis es el hecho de que aunque él piensa y cree en una doctrina muy distinta del cristianismo actual, nadie duda de su integridad como cristiano, por tanto de la misma forma se debe tratar a los miembros de la Iglesia mormona, que aunque tengamos algunas creencias muy distintas del resto no se nos debe catalogar por ello como no cristiano.

No hay comentarios: